Páginas vistas en total

domingo, 31 de marzo de 2013

Lasaña Fría De Pollo Con Tomate



Tras las fiestas de Pascua tan pasadas por agua, en las que muchos nos hemos encerrado en la cocina a preparar dulces a tutiplén, llega el momento de empezar con las recetas que van anticipando la primavera.

Esta es una forma nueva de preparar lasaña, pues no está caliente y tampoco es de carne, como muchas recetas tradicionales de esta rica pasta. No os defraudará.



Para cuatro personas:

  • 12 placas de lasaña
  • 1/2 Kg de filetes de pechuga de pollo
  • 4 tomates (o 25 tomatitos cherry)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolleta grande
  • 4 cucharaditas de alcaparras en vinagre
  • perejil
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Se llena una fuente alargada y honda de agua salada y se ponen a remojas las placas de lasaña mientras se prepara la receta. Hay quien prefiere hervirlas en agua salada según las instrucciones del fabricante.

Se pelan y pican los ajos y la cebolleta. Se cubre el fondo de una sartén con aceite de oliva virgen y se sofríen la cebolla y el ajo durante unos 5 minutos. Mientras, se van lavando los tomates y se pican en dados o si son tomates cereza, en rodajitas.

Se incorporan a la sartén los tomates y las alcaparras escurridas, se salpimentan y se saltean durante unos 2 o 3 minutos. Se espolvorea con perejil picado y se aparta del fuego y se reserva.

Se añade un poco de aceite a una sartén y se doran las pechugas de pollo (enteras o cortadas en tiras). Yo corto el pollo en tiras estrechas y así está más doradito.

Se mezcla el pollo con la fanfarria de tomates, cebolla, ajo y alcaparras y se deja que se temple. Cuando se quiera comer se monta la lasaña. Se escurren las láminas de pasta y se ponen encima de un paño limpio de cocina. Se cubren con otro por encima para que queden secas.

Se colocan en cada plato las láminas de pasta, tres por persona. Se empieza con la pasta, se cubre con la preparación de pollo, se pone otra placa y más relleno por encima. Se cubre con la tercera placa y se decora con más relleno o con alcaparras, perejil y vinagre reducido como en mi foto.



sábado, 30 de marzo de 2013

Galletas María Fritas Con Mermelada


Las galletas María son un clásico de los desayunos y meriendas españoles. La tarde de ayer, Viernes Santo, no paraba de diluviar en La Granja de San Ildefonso (Segovia, España) y por eso, decidimos preparar una merienda con chocolate para que los más pequeños aguantaran en casa.

De repente recordé estas deliciosas "galletas fritas" que me transportaron inmediatamente a mi infancia. Mi madre decía que, puede que no las hiciera desde hace, lo menos 30 o 35 años, pero nos pusimos a ello. Además, nos permitió "reciclar" el aceite de freír utilizado para las torrijas, con sabor dulce.

La galleta María fue una creación de la fábrica inglesa Peek Freaks, con sede en Londres, en el año 1874. Las galletas dulces (llamadas Marie biscuits en inglés) se elaboraron para conmemorar los esponsales del hijo de la Reina Victoria con la Gran Duquesa María de Rusia.

En España se hicieron muy populares a partir de la Guerra Civil. Aquí solemos acompañar a las natillas de una galleta María. Las galletas fritas, que podéis rellenar con vuestra mermelada favorita, son un plato dulce barcelonés.



  • un paquete de galletas María normales (que no sean "doradas")
  • un frasco de mermelada de frambuesa, fresa, albaricoque o vuestra favorita
  • azúcar glas para espolvorear
  • aceite de oliva para freír
  • canela (opcional)

Se pide a los niños que unten una galleta con la mermelada elegida y la cubran con otra, aplastando un poco el "sandwich" de galletas.

Se calienta el aceite de oliva y, cuando esté caliente, pero sin llegar a humear, pues se corre el riesgo de que las galletas se quemen, se incorporan las galletas. Se fríen brevemente por los dos lados y se retiran con una espumadera.

Se ponen en una fuente cubierta con papel de cocina, para que absorban el aceite sobrante. Se pide a otro niño que las espolvoree con azúcar glas. Se puede también añadir canela molida, si se desea. Se intenta comer sólo una, pero es casi imposible...



El precioso plato es un único ejemplar que queda de la vajilla de bodas de mi abuela Flora y como habréis adivinado pertenece a La Cartuja de Sevilla.


miércoles, 27 de marzo de 2013

Pizza Con Queso De Cabra, Rúcola y Serrano


En estas fechas de vacaciones de Semana Santa tenemos a los chicos en casa y una buena idea para entretenerles un rato es meterlos en la cocina y hacerlos participar en la elaboración de algo que les guste. En mi casa "mueren" literalmente por la pizza y, aunque los mayores no la probemos por eso de la línea, esta vez cayeron cuatro pizzas individuales.

Si tenéis amasadora entiendo que siempre hagáis la masa, pero incluso como yo, que carezco de ella, disfruto metiendo las manos en la masa y luego degustando este manjar de la cocina mediterránea.

En otra entrada hablé de la historia de la pizza, si os interesa pinchad aquí.



Para cuatro personas:

  • 300 g de harina
  • 20 g de levadura fresca (en el frontal frío del súper -Mercadona la tiene- al lado de las mantequillas)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 5 tomates maduros o salsa de tomate frito casera
  • un rulo de queso de cabra
  • 150 g de jamón serrano 
  • 50 g de rúcola
  • sal
  • pimienta

Se pone a calentar en el microondas 150 mL de agua, pero sólo para templarla. Se trocea en el agua templada la levadura y se mueve con los dedos para que se deshaga.

Se pone en un bol grande la harina con una pizca de sal y cuatro cucharadas de aceite de oliva. Se amasa bien. Se cubre la preparación con un papel film y se deja que leve 45 minutos, hasta que doble su volumen. 

Masa después de levar
Si se tiene tomate frito casero preparado (pinchar aquí para ver aquí la receta) se puede utilizar. Si no se tiene, podemos aprovechar para hacer una tomatada mientras sube la masa. Para ello se lavan los tomates, se les hacen dos cortes en forma de cruz en la base y se escaldan en agua hirviendo. Se escurren, se pelan y se trocean.

Se pone a calentar el fondo de una sartén con aceite y se agregan los tomates, se salpimentan y se fríen unos 20 minutos (podéis añadir dos ajos picados y rehogados antes en el aceite si lo deseáis).

Se precalienta el horno a 200ºC. Se corta la masa en cuatro partes iguales y se estiran con el rodillo.

Se cubren con el tomate y el queso de cabra cortado en lonchas y se rocía con un chorrito de aceite.

Mis hijos querían pizza de mozzarella y beicon, así que cada uno puede elegir sus ingredientes favoritos.

Se hornean durante 15 minutos. Se decoran con el serrano troceado y la rúcola lavada y seca y se rocían con aceite de oliva.





martes, 26 de marzo de 2013

Galletas Crujientes Con Jengibre Y Canela



Hoy voy a comer a casa de mi mejor amiga y le voy a llevar estas aromáticas y crujientes galletas, elaboradas con azúcar morena, jengibre y canela. Ni que decir tiene lo riquísimas que están y cómo huele toda la casa cuando se están horneando.

Me gustaría utilizar las galletas que sobran como base de una tarta de queso, simplemente machacándolas y usando el polvo de galleta mezclado con mantequilla, pero... nunca sobran!




Para 8 personas (unas 32 galletas):

  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar morena
  • 170 g de harina
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 100 g de nueces picadas
  • 1 pizca de sal
  • azúcar blanco para rebozarlas

Se ablanda la mantequilla y se bate con varillas manuales junto al azúcar morena. Se incorpora el huevo y se sigue removiendo hasta que se integre. Se añade la harina tamizada, el jengibre, la pizca de sal y las nueces picadas.

Rollitos de masa















Se amasa bien el conjunto y se divide la masa en tres partes iguales. 

Se les da forma de cilindro (de unos 5 cm de diámetro) y se envuelven cada uno de ellos en papel de film transparente. Se dejan reposar 4 horas en el frigorífico. 

Yo congelé los rollitos durante una hora, aproximadamente, y luego los puse en la nevera. Como no me dio tiempo a hornearlos ayer por la tarde, han "dormido" toda la noche en mi frigo, pero el resultado ha sido espectacular. El caso es que la masa esté fría y firme para poder manipularla y cortarla más fácilmente.

Se precalienta el horno a 200ºC. Se espolvorea la superficie de trabajo con el azúcar blanco. Se retira el papel de plástico de los rollitos y se hacen rodar por la encimera azucarada, hasta que estén bien cubiertos.



Se cortan en rodajas de unos 2 cm de grosor y se aplastan un poco con el cuchillo, aplanándolas. Se colocan sobre la placa del horno cubierta con papel sulfurizado y se cuecen 10 minutos en el horno a 200ºC. Se dejan enfriar antes de servir.






El precioso plato forma parte de un regalazo de cuatro platos pintados a mano de mi querida amiga Rosalía. Gracias, Saly, preciosa por tu cariño y generosidad!

lunes, 25 de marzo de 2013

Merluza En Salsa Verde Con Almejas



Todos los nutricionistas coinciden en que hay que comer, al menos, cuatro raciones de pescado a la semana. Podemos poner la excusa del precio para no consumir pescado, pero eso no lo justifica, pues podemos comprarlo incluso congelado. Esta receta, de hecho, puede hacerse con lomos de merluza congelados. Ya no hay escapatoria: hay que comer más pescado!!



Para 4 personas:

  • 4 lomos de merluza
  • 300 g de almejas
  • perejil
  • sal y pimienta

Para la salsa verde:

  • perejil
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de harina
  • 200 mL de fumet o caldo de pescado
  • aceite de oliva
  • sal

Se ponen las almejas en un bol cubiertas con agua fría a la que se ha añadido abundante sal. Se dejan en remojo unas horas para que pierdan la arena. Cuando se vayan a utilizar se enjuagan y se pasan a un lavaverduras o colador para que queden escurridas.

Se limpian los lomos de merluza, se lavan y se secan con un papel de cocina. se salpimentan por los dos lados y se reservan. Se lava el perejil y se pica fino.

Se pone al fuego una cazuela de fondo amplio y se cubre el fondo con aceite. Se calienta y se añade el ajo picado, se remueve y se deja que se dore sin quemarse. Se agrega la harina y se tuesta unos instantes, removiendo con una cuchara de madera. Se vierte el caldo de pescado y se remueve, como si se hiciera una bechamel. Cuando esté trabado, se incorporan los lomos de merluza, colocándolos con la piel hacia arriba. Se cuecen a fuego lento, moviendo suavemente la cazuela por las asas, durante 4 minutos.

Se da la vuelta a los lomos con una espátula, con cuidado de que no se rompan, y se sigue la cocción un par de minutos más, moviendo de nuevo la cazuela.

Se incorporan las almejas, se tapa la cazuela y se deja que se vayan abriendo las conchas. Se espolvorea con el perejil picado. Se "menea" un poco la cazuela para que la salsa se ligue y se sirve el guiso enseguida.



domingo, 24 de marzo de 2013

Pastel De Calabacín Con Jamón Y Queso



Esta receta de verduras con jamón y queso resulta sencillísima y es ideal para que los niños coman verduras sin enterarse. Es del genial Julius de Canal Cocina y realmente se hace en un plis.



Para 6 personas:

  • 1 calabacín grande (o dos pequeños)
  • 1 cebolleta
  • 8 lonchas finas de jamón de york
  • 8 lonchas de Havarti
  • 8 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • 2 huevos
  • 100 mL de nata líquida
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta.

Se precalienta el horno a 200ºC. Se pela el calabacín y se corta en láminas y se pica la cebolleta. Se sofríe ambos en un poco de aceite de oliva.

Se baten los 2 huevos en la batidora con la nata y se salpimenta. Se dispone en una fuente para el horno una capa de pan de molde, jamón york, queso en lonchas y las verduras. Se van alternando las capas de nuevo y se acaba con el calabacín.

Se cubre con la mezcla de huevos y nata y se espolvorea con queso parmesano. Se hornea a 180ºC durante 15 minutos, hasta que el queso se gratine.


sábado, 23 de marzo de 2013

Judías Verdes Con Mozzarella, Jamón Y Vinagreta De Soja



Ya estamos en primavera y, aunque el tiempo aún no acompañe, apetecen platos fríos, ensaladas y "paisajes" varios. También empezamos alguna dieta para prepararnos para la operación "bikini" y hay que dar paso a las frutas y verduras en cantidades industriales.

Como decía mi admirado profesor Grande Covián: Hay que comer de todo, pero en plato de postre. Este plato lleva de todo, las judías verdes preparadas de una novedosa manera, el tomate crudito y jugoso, la mozzarella fresca, las olivas y el delicioso jamón serrano, todo ello cohesionado por una vinagreta espectacular elaborada con aceite de oliva virgen, mostaza y salsa de soja. A disfrutar se ha dicho.



Para 4 personas:

  • 500 g de judías verdes
  • 1 bola de mozzarella
  • 2 tomates
  • 1 cebolleta
  • 50 g de jamón serrano
  • 2 cucharadas de aceitunas negras
  • semillas de sésamo
  • aceite de oliva 
  • sal
Para la vinagreta:
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • una cucharada de mostaza de Dijon
  • una cucharada de salsa de soja
  • sal y pimienta

Se despuntan y se pelan las hebras a las judías verdes. se lavan y se cuecen en una cazuela con agua salada durante 8 minutos (para que queden al dente, un poco crujientes). En el mismo recipiente y cuando queden 2 minutos, se incorporan los tomates a los que se ha hecho una incisión en forma de cruz en el pedúnculo. Se escaldan así durante 2 minutos. Se escurren, se refrescan en agua fría las judías y se reservan. También se refrescan los tomates pasándolos por el chorro de agua fría. Se pelan.

Se pica la cebolla o cebolleta y se rehoga unos 8 minutos en una sartén con dos cucharadas de aceite. Se reserva. Se cortan los tomates en dados y la mozzarella se escurre y se corta también, pero más gordita. Se cortan las aceitunas en dos, a lo largo.



Se prepara la vinagreta batiendo las 4 cucharadas de aceite con la cucharada de mostaza, la de salsa de soja y una pizca de sal y pimienta, hasta obtener una salsa emulsionada (se puede hacer con un tenedor o con varillas manuales, no hace falta la batidora eléctrica).

Se pone un lecho de judías verdes en una ensaladera, se disponen encima los trozos de mozzarella, los dados de tomate, la cebolleta estofada, las aceitunas y las lascas de jamón serrano. Se espolvorea con semillas de sésamo y se salsea con la vinagreta de soja y ¡listo!.





viernes, 22 de marzo de 2013

Crema De Lentejas Con Virutas De Foie



Me rindo ante las legumbres. Todas ellas me gustan: garbanzos, judías blancas, verdinas, judiones... pero las que caen todas las semanas son las sencillas lentejas. A los más pequeños les entusiasman y son una fuente enorme de fibra y hierro. Esta receta se presenta en forma de puré o crema, enriquecida con nata y con un sugerente acompañamiento del delicioso foie.



Para 6 personas:

  • 300 g de lentejas (en remojo desde la noche anterior)
  • 1 cebolleta
  • 1 L de caldo de ave (o de agua si no se tiene caldo)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 200 mL de nata líquida para cocinar
  • una hoja de laurel
  • sal y pimienta
  • dos rebanadas de pan (para los picatostes)

Se pica la cebolleta y se rehoga en una cazuela con las dos cucharadas de aceite. Se escurren las lentejas del agua de remojo y se añaden a la cazuela. Se bañan con el caldo (o con agua), se añade la hoja de laurel, la sal y la pimienta y se llevan a ebullición y se cuecen 40 minutos a fuego bajo (o 15 minutos en olla express).

Se retira un vaso de caldo de las lentejas y se  pasan por un robot de cocina o por el pasapuré. Debe quedar en una textura de crema. Se agrega la nata líquida y se pasa la batidora eléctrica para que quede más elástica la crema.

Se fríen dados de pan en aceite de oliva bien caliente hasta que estén dorados, pero sin quemarse. Se vierte la crema en vasitos de cristal. Se cortan láminas de foie-gras muy finas y se ponen encima de la crema, acompañadas por los picatostes de pan frito.


lunes, 18 de marzo de 2013

Tarta De Requesón Con Galletas De Avena A Los Cítricos



Me entusiasman las tartas de queso y aprovechando que mi hermano Jaime celebraba su cumpleaños, decidí llevarle esta tartita especial. El acompañamiento con los cítricos resulta genial pues, habitualmente, las tartas de queso se suelen emparejar con fresas, frambuesas o frutos rojos.

La base de galletas molidas también es una novedad: en lugar de las clásicas Digestive he utilizado galletas de avena con pepitas de chocolate. Un puntazo!!




Para 10-12 personas:

  • 600 g de requesón o ricotta
  • 20 galletas de avena con pepitas de chocolate (son unos 300g, aprox)
  • 80 g de mantequilla
  • 6 hojas de gelatina (unos 10 g)
  • 200 mL de nata para montar
  • 150 g de azúcar
  • azúcar avainillada
  • ralladura de 1 naranja y de 1 limón
  • 1 bote de mermelada de naranja (yo tenía en casa un bote de mermelada a los 3 cítricos, naranja, pomelo y mandarina)
  • 1 cucharada de zumo de limón

Se ponen las galletas en una bolsa de congelación troceadas, se cierra y se pasa el rodillo o el mazo del mortero por encima, machacándolas por completo. Se mezclan con la mantequilla derretida y una cucharada de agua y se ponen en la base de un molde desmontable.

Se presiona bien con los dedos para que quede una masa compacta y se deja que "trepe" un poco por las paredes. Se guarda en la nevera mientras se sigue con la preparación.

Se pone en remojo la gelatina en un bol, cubierta de agua. Se escurre el requesón y se mezcla en un cuenco grande o ensaladera con el azúcar, las ralladuras de los cítricos y la cucharada de azúcar avainillado. Se bate con las varillas manuales hasta que resulte una crema uniforme.

Base de galletas de avena
















Se pone un cazo con los 50 mL de agua a ebullición. Se aparta del fuego y se incorpora la gelatina escurrida. Se remueve hasta que se disuelva. Se agrega también una cucharada de zumo de limón (o de naranja). Se pasa a un cuenco para que se enfríe.

Cuando esté tibia, se añade a la mezcla de requesón. Se monta la nata con media cucharada de azúcar con las varillas eléctricas. Se incorpora la nata a la mezcla del requesón con movimientos envolventes.

Se vierte la crema sobre la base de las galletas y se deja reposar en la nevera para que cuaje, como mínimo unas 4 horas.

Se desmolda la tarta y se extiende por encima la mermelada. Si estuviera muy densa, se puede diluir con 1 o 2 cucharadas de agua caliente.



Muchas felicidades, hermano!! 

domingo, 17 de marzo de 2013

Secreto Ibérico Con Manzana Verde


En tan sólo veinte minutos se puede improvisar un menú exquisito con el que sorprender a todos. En casa son "carnívoros" y una carne a la plancha siempre es bienvenida. El secreto es una carne jugosa y tierna y que se prepara con mucha facilidad, aunque el "secreto" de esta receta es el acompañamiento con manzanas verdes caramelizadas.



Para 4 personas:


  • 650 g de secreto ibérico
  • 2 manzanas verdes
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • sal gorda o en escamas
  • pimienta

Se lavan las manzanas, se cortan en cuatro y se laminan en rodajas, sin quitarles la piel. Se exprime medio limón y se rocían los gajos de manzana para evitar que se oxiden.

Se cubre el fondo de una sartén con las 2 cucharadas de aceite de oliva, se añade la manzana y se saltea durante unos minutos. Se espolvorea con el azúcar y se deja que vaya pochándose, a la vez que se carameliza.

Se engrasa ligeramente una plancha o sartén con un poco de aceite de oliva y se calienta. Cuando esté muy caliente, se va asando la carne del secreto cortada en tiras. Se asa por los dos lados, según los gustos del comensal.

Se sacan de la sartén y se espolvorean con escamas de sal y pimienta. Se emplata y se sirve enseguida, acompañado de la manzana caramelizada.


sábado, 16 de marzo de 2013

Coca de Cebolla, Puerro Y Salami



El salami o salame es un embutido en salazón procedente del norte de Italia y de Hungría. Es similar a un salchichón y está elaborado con carnes de vaca y cerdo y condimentado con ajo. Existen más de 40 variedades sólo en Italia.

La coca es una especialidad mediterránea, que se elabora fundamentalmente en Mallorca. Es nuestra pizza particular, que cocinamos con verduras y aceite de oliva. Vamos, dieta mediterránea en estado puro.

Ésta está hecha con masa de empanada de La cocinera, de la que venden ya hecha y permite preparar una cena rápida con un poco de imaginación.




Para cuatro personas:


  • un paquete de masa de empanada La cocinera
  • 2 cebolletas
  • 2 puerros
  • 100 g de salami
  • sal
  • aceite de oliva virgen
  • un paquete de quesos troceados (tiene mezcla de quesos Edam y Mimolette)

Se cubre el fondo de una sartén grande con aceite de oliva virgen y se rehogan en él las dos cebollas y los dos puerros troceados, a fuego suave y salpimentados.

Mientras se pochan las verduras se estira la masa sobre el papel de horno, encima de la bandeja del horno. Se doblan los bordes sobre sí mismos y se presiona con el dedos para que se queden pegados. Se cubre con la cebolla y el puerro pochados y no muy calientes.



Se corta el salami en tiras finas y se dispone formando un enrejado (o troceado, como prefiráis). En el centro del rombo se ponen unos dados de quesos.

Se introduce en el horno caliente a unos 200ºC con calor arriba y abajo y se deja que se hornee por espacio de 20 minutos, o hasta que se dore sin quemarse. El salami se puede añadir más tarde, pues se tuesta con facilidad. Se come caliente o templado, a vuestro gusto.



viernes, 15 de marzo de 2013

Tortellini De Ricotta Con Bacon, Nata Y Nueces



Los tortellini son un tipo de pasta rellena de diferentes fanfarrias que resultan un plato completo, nutritivo y delicioso. Éstos, en concreto, son de espinacas y están rellenos de queso ricotta. El ricotta es un tipo de queso fresco parecido al nuestro de Burgos.


Para 4 personas:


  • 2 paquetes de tortellini frescos
  • 100 g de bacon ahumado en trocitos
  • 50 g de nueces troceadas
  • 300 mL de nata líquida para cocinar
  • sal 
  • pimienta
  • queso rallado

Se prepara la salsa de acompañamiento en primer lugar. Se rehoga el bacon en trozos en una sartén, sin aceite, con su propia grasa. Se incorpora la nata líquida, la sal y la pimienta y se deja a fuego lento, sin que llegue a hervir, removiendo la mezcla.

Se cuece la pasta según instrucciones del fabricante. Se escurre, sin refrescar y se sirve inmediatamente con la salsa por encima. Se espolvorea con nueces picadas y se acompaña con queso rallado, si se desea.




miércoles, 13 de marzo de 2013

Empanada Gallega De Carne Criolla



Además de sus mariscos excelentes, si existe algún plato distintivo de Galicia, ese es, sin duda, la empanada gallega. Desde la época de los godos en el siglo VII se conoce la existencia de masas de pan estiradas utilizadas para el relleno con distintas fanfarrias.

Era un alimento ideal para las travesías o viajes pues, al estar tapado, evitaba el contacto del interior con el polvo de los caminos. Hay empanadas gallegas talladas en el Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela (siglo XII).

La masa se hace con harina de trigo similar a la empleada para elaborar pan, manteca de cerdo y agua. El relleno suele ser un sofrito de cebolla y pimientos al que se añaden carnes, pescados (atún, bacalao, sardinas o xoubas, congrio...) o mariscos (berberechos, pulpo, zamburiñas...). Todas están exquisitas.



Para una empanada pequeña:

  • 1 paquete de masa de empanada La cocinera (en el frontal frío del supermercado)
  • 500 g de carne de vacuno, pasada dos veces por la picadora (o de res molida o pasada por cuchillo, como dicen los argentinos)
  •  1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 ajo muy picado
  • 1 cucharada de pimentón dulce (o picante, si preferís)
  • 1 cucharadita de cominos
  • 1 cucharadita de tomillo
  • aceite de oliva
  • sal
  • 100 g de aceitunas verdes sin hueso
  • 2 huevos (uno cocido y otro para pintar la masa)

Se pone en una sartén un fondo de aceite de oliva y se rehoga la cebolla y el pimiento verde picados unos minutos. Se agrega la carne y se remueve todo bien.

Se pone en el mortero el ajo picado, el pimentón, los cominos, el tomillo y la sal y se maja bien toda la mezcla. Se añade a la carne el majado del mortero y se le añade un poco de agua, para recoger todos los restos, que se vierten también en la sartén de la carne.

Se fríe todo a fuego no muy alto durante unos minutos. Mientras, se precalienta el horno a 200-220ºC y se estira la masa. Se pican las aceitunas y el huevo duro y se incorpora a la carne, casi al final de su cocción.

Yo puse un papel de horno y encima coloqué la masa estirada en forma rectangular. Se coloca la carne, que no esté muy caliente, encima de la masa:




Se dobla la masa, cubriendo todo el relleno, y se sella con ayuda de los dedos, apretando bien los bordes para que no escape la masa. Os podéis ayudar de un tenedor para sellar los bordes, presionando con las púas con cuidado.

Se pincha bien la masa con ayuda de un tenedor, para que luego en el horno, "respire". Se pinta con huevo batido y se introduce en el horno, durante unos 20 minutos, media hora o el tiempo que consideréis para que se dore la superficie de la masa sin quemarse.

Se sirve, caliente o fría, a gusto de los comensales. No quedan ni las migas.



Gracias a mi querida amiga Vivian por sus conocimientos "criollos" y todas sus sugerencias argentinas. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...