Páginas vistas en total

lunes, 30 de septiembre de 2013

Marmitako De Chorizo (Patatas Caldosas Con Chorizo)




No sé lo que hubiera sido de la cocina mundial si no llega a venir la patata desde el Nuevo Mundo a Europa. Claro que lo mismo puedo decir del tomate y del chocolate. Estos tres productos siempre están presentes en mi despensa y como dice mi madre, si tienes patatas y huevos en tu casa siempre puedes improvisar una comida.

Si os llaman la atención las curiosidades científicas aplicadas a la cocina, podéis encontrar una entrada en mi otro blog Tukimica sobre los ojos de las patatas. Si te interesa pincha aquí

Lo cierto es que las patatas son uno de los grandes protagonistas de nuestra cocina. En cuanto vi el domingo gris con el que nos levantamos ayer decidí empezar a hacer cocina de "guisotes" y por eso sorprendí a mis chicos con estas patatas caldosas con chorizo, que inmediatamente mi hijo Álvaro bautizó como Marmitako de chorizo.



Para 4 personas:

  • 5 patatas medianas
  • 2 pimientos verdes
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 chorizo dulce (no picante) que sea bueno
  • 1/2 L de caldo de verduras (o de agua, simplemente)
  • aceite de oliva
  • sal
  • cebollino

En una cazuela se pone un fondo de aceite a calentar. Se lavan los dos pimientos y se trocean en tiras. Se añaden a la cazuela junto con la cebolla picada en juliana y el diente de ajo, también picado.

Se rehoga durante unos instantes. Se corta el chorizo en rodajas y se añade a las verduras. Mientras se van pelando las patatas, se lavan y se cortan en rodajas gruesas. Se incorporan a la cazuela y se rehogan unos minutos. Se cubre el guiso con el caldo o el agua y se deja que cueza durante unos 20 minutos, añadiendo una pizca de sal.

Cuando las patatas estén blandas se retiran un par de rodajas con un par de cucharadas de caldo y se machaca todo con un tenedor. Se agrega al guiso y se deja al fuego unos instantes hasta que se trabe un poco el caldo. Se sirve caliente espolvoreado con un poco de cebollino picado.


domingo, 29 de septiembre de 2013

Tartaleta Express De Queso A La Vainilla



Los fines de semana son los únicos días en los que comemos toda la familia juntita. A diario no coincidimos todos y no es posible plantearse sofisticaciones ni por las prisas, ni a efectos prácticos. Por eso me gusta preparar postres los sábados y/o domingos para celebrar que estamos todos en torno a la mesa.

Esta receta es extremadamente sencilla y rápida. Realmente es como una tortilla dulce con la textura compacta que le aporta el queso. Sólo tiene 3 ingredientes (bueno, cuatro contando la esencia de vainilla) y lo podéis acompañar de vuestra mermelada favorita o de helado de vainilla, chocolate, caramelo líquido o lo que os plazca. 


Para 8 personas:
  • 4 huevos
  • 1 tarrina de queso para untar (300 g)
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • mermelada
  • unas hojas de menta
Se precalienta el horno con calor arriba y abajo a 170ºC. Se prepara un molde redondo no muy alto y se forra con papel sulfurizado (papel para hornear).

Se ponen los huevos en un bol grande y se baten con el azúcar. Se agrega el queso y la cucharada de vainilla y se sigue batiendo hasta obtener una crema homogénea.

Se vierte la preparación en el molde y se hornea por espacio de 20-25 minutos. Se prueba con la punta de un cuchillo o con una aguja y si sale limpia es que ya está hecho. Se deja enfriar.

Se decora con la mermelada, azúcar glas y unas hojas de menta.




sábado, 28 de septiembre de 2013

Envueltos De Trucha Ahumada Con Crema De Queso



Hoy os traigo un plato vistoso y sencillísimo de elaborar. Lo podéis poner como un aperitivo exquisito o como un entrante con sus lechugas que hace de él un perfecto primer plato. Sin hornos ni complicaciones pero con un aspecto la mar de pintón. Yo tenía en casa un paquete de trucha ahumada, pero se puede sustituir por salmón ahumado con toda tranquilidad.



Para 4 personas:
  • 12 lonchas de trucha o salmón ahumado
  • 2 cucharaditas de sucedáneo de caviar (huevas de mújol)
  • un paquete de queso crema a las finas hierbas
  • 1 limón
  • cebollino

Se corta con ayuda de un cortapastas 12 redondeles de trucha o salmón ahumado. Se pica el resto del ahumado, se riega con el zumo de medio limón y se mezcla en un bol con el queso crema y con 2 cucharaditas de huevas de caviar.

Se rellenan los círculos de trucha con un poco de mezcla de queso y se doblan por la mitad como si fueran empanadillas, se decora con cebollino y unas poca huevas y se sirve acompañado de ensalada verde.


martes, 24 de septiembre de 2013

Crêpes Con Crema De Vainilla



Hay que ver lo que les gustan a los niños las crêpes!! A mi hijo pequeño Álvaro le entusiasman y me las pide muy a menudo. Otra cosa es encontrar el momento adecuado para hacerlas... La masa hay que dejarla en reposo y a mi, por eso, me resulta más rápido y sencillo hacer unas tortitas con nata y chocolate y merienda resuelta.

También tenemos en España las deliciosas filloas gallegas, que a mi modo de ver no desmerecen en nada a las crepes francesas. La receta la podéis ver pinchando aquí



Para unas 15 crêpes:
  • 250 g de harina
  • 2 huevos
  • 1 cucharada sopera de aceite fino
  • 1 cucharada (de café) de azúcar
  • 1 vaso (de los de agua) de mitad leche y mitad agua
  • 1 pellizco de sal
  • aceite para la sartén

La receta está extraída de 1080 recetas de cocina de Simone Ortega, un clásico en mi cocina desde hace 20 años. En un bol grande se pone la harina con el pellizco de sal  y el azúcar. En el centro se echan los huevos y el aceite (y una cucharada de coñac, opcional). Se remueve con una cuchara de palo hasta formar una masa homogénea sin grumos.

Se incorpora poco a poco el vaso de leche+agua. Tiene que quedar una textura como de natillas. Se cubre la masa con un paño y se deja reposar, al menos una hora.

En una sartén mediana se vierte una pizca de aceite, se calienta y se inclina para que el aceite cubra toda la superficie de la sartén.

Con una jarra se vierte un poco de masa, se inclina de nuevo la sartén para que se distribuya bien la masa y la crêpe quede bien repartida. Se deja que se haga y se le da la vuelta cogiendo la sartén por el mango con un movimiento brusco que la vuelque en el aire.

Se pone la crêpe sobre papel de aluminio para que no se enfríe y se van haciendo las demás.

Una vez hecha la crema pastelera se rellena cada crêpe y se dobla por la mitad y de nuevo por la otra mitad.


Receta de la crema pastelera a la vainilla:

  • 2 yemas de huevo
  • 100 g de azúcar
  • 1/4 L de leche
  • 40 g de harina
  • vainilla en polo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

La receta es de mi abuela Carmen y la utilizaba para el relleno de los buñuelos, principalmente. En un cazo se montan las yemas con el azúcar hasta que blanqueen. Se añade la vainilla y la esencia y la harina. Se une bien con una cuchara de palo y se añade poco a poco la leche.



En otro cazo a la lumbre se pone un colador y se pasa por él la crema líquida. Se bate continuamente con las varillas manuales hasta que espese. En el momento en que da un hervor espesa.



Se puede cubrir la crêpe rellena con azúcar glas o sirope de chocolate.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Fritos De Merluza Adobada


Hay a quien la merluza puede parecerle un pescado insulso. A mi me gusta mucho, no necesita mucha preparación y una simple plancha, romana o hervida con ajada gallega resulta de lo más sencillo y delicioso.

En este caso la fritura es un "bienmesabe" de merluza. Sólo hay que pedirle al pescadero que nos la prepare en tacos y dejarla macerando unas horas en un alegre adobo de orégano, vinagre y pimentón entre otros ingredientes. Luego la pasamos por harina mezclada con pan rallado (si, ya veréis que rebozado tan crujiente os queda) y la freímos en aceite de oliva. El éxito está garantizado.




Para 8 personas:
  • una merluza o pescadilla no muy grande abierta y cortada en tacos
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de orégano
  • una hoja de laurel
  • unas hebras de azafrán
  • perejil
  • medio vasito de vinagre de vino
  • un vasito de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • agua
  • harina y pan rallado para el rebozado

Se prepara el adobo poniendo en el vaso de la batidora el ajo, el pimentón, orégano, perejil, azafrán, el aceite y el vinagre y se añade un poco de agua. Se bate todo con la batidora.



Se pone el pescado en un recipiente, se le agrega el adobo y se deja en la nevera tapado un tiempo para que la carne se impregne de los aromas y sabores del adobo. Yo lo tuve unas 4 horas.

Se saca el adobo, se pone en un plato grande la harina mezclada con el pan rallado, se rebozan los tacos y se fríen en abundante aceite caliente. Se sirven calentitos.



lunes, 16 de septiembre de 2013

Flan Casero De Vainilla



De nuevo rindo homenaje a mi abuela Carmen y a mi madre Concha, por esta receta familiar que me transporta inmediatamente al maravilloso territorio de los sabores de mi infancia.

Probablemente haya heredado de ellas el gusto por los postres, pues de ellas  porto el "gen dulcero". Antiguamente no tenían tantos útiles de cocina como tenemos nosotros y hacían las recetas "a ojo", por eso son recetas muy agradecidas pues no hay que pesar los ingredientes. Se tarda nada en preparar un flan, un rato más en hornearlo y lo único que requiere más tiempo es el enfriamiento. Yo lo hago el día antes al que lo quiero comer para que pase unas horitas en la nevera.

Lo hice en flanera grande, como siempre vi preparar a mi madre el flan, pero podéis utilizar flaneras individuales.Para presentar la ración individual os pongo el plato en el que mi madre nos ponía el postre. Son unos preciosos platitos ingleses de porcelana china que siempre vi en casa, pues mi madre a su vez los usó de niña en su casa. Puede que tengan... 70 años!! Buen provecho y gracias abuela Carmen por tu legado.




Para la familia e invitados:


  • 5 huevos gordos (o 6 pequeños)
  • 2 vasos y medio de leche (yo puse 1,5 vasos de leche y un tetra brik de nata)
  • 1 vaso de azúcar
  • vainilla en polvo
  • azúcar y agua para el caramelo

Se carameliza la flanera poniendo al fuego un par de cucharadas de azúcar y un poco de agua. Tardará unos 10 minutos en quemarse el azúcar. Con cuidado cogemos un asa con un paño y movemos el molde para que el caramelo cubra las paredes.



Se pone en el vaso de la batidora los huevos, el azúcar y la leche, se añade la vainilla y se bate todo bien. Se vierte la mezcla en la flanera caramelizada y se hornea al baño María en horno a 220ºC durante unos 45 minutos o 1 hora, dependiendo del horno. También se puede pinchar con una aguja el flan hasta que ésta salga seca. Este es el truco infalible de las abuelas...

Se deja enfriar a temperatura ambiente y luego se mete en la nevera. Se sirve con o sin nata montada.



Mirad qué textura tan exquisita...


domingo, 15 de septiembre de 2013

Solomillo De Cerdo Relleno De Serrano Y Foie



Me encanta el solomillo de cerdo, tanto si es ibérico como si no. Lo cierto es que en casa les gusta sin más, es decir, a la plancha. Esta vez tenía unos medallones de foie en la nevera y se me ocurrió esta fanfarria de relleno que resulta casi, casi festivo.

sábado, 14 de septiembre de 2013

Milhojas De Patata Con Canónigos Y Salsa Tártara



A los tártaros se les acusa de todo lo burdo, salvaje, crudo o poco cocinado. Así sucede con el steak que lleva su apellido o con esta  salsa tártara.

La salsa tártara no es más que una salsa mayonesa aderezada con mostaza de Dijon y encurtidos como los pepinillos, las alcaparras y cebolleta.

Esta plato puede ser un aperitivo o, en mi caso, un primer plato sano y refrescante. Démosle una oportunidad a los tártaros!!!



Para 4 personas:

  • 4 patatas medianas
  • 4 pepinillos  (o 2 cucharadas de pepinillos picados)
  • 2 cucharadas de alcaparras
  • 1 cebolleta
  • 50 g de canónigos
  • 1 cucharada de mostaza de Dijon
  • 1 huevo
  • aceite de oliva 0,4º de acidez
  • sal 
  • pimienta

Se lavan las patatas y se ponen en una cazuela con abundante agua salada a cocer durante 40 minutos o en la olla a presión durante 20 minutos. Se escurren, se dejan enfriar y se pelan una vez cocidas.

Se pican los pepinillos, las alcaparras salvo algunas para la decoración) y media cebolleta y se reservan. Se pone en el vaso de la batidora el huevo a temperatura ambiente, el zumo de medio limón y una pizca de sal y se va añadiendo el aceite a hilo mientras vamos batiendo simultáneamente.

Una vez preparada la salsa mayonesa incorporamos la mostaza, la cebolleta y los encurtidos picados. Se bate ligeramente.

Se prepara el plato intercalando rodajas de patata con un poco de salsa tártara y unos canónigos (lavados y secos), como de unos cuatro pisos. Se decora con las alcaparras y se sirve.


viernes, 13 de septiembre de 2013

Sopa De Melón Con Crujiente De Jamón


Para elaborar esta sopa necesitáis melones de la variedad cantaloup, de esos chiquitos que tienen la pulpa anaranjada. La sopa-crema se hace en un momento y el resultado es muy, muy refrescante. El acompañamiento con jamón frito es un añadido que he rescatado de mi memoria. Mi madre muchas noches para cenar cuando éramos adolescentes nos hacía huevos fritos con este jamón serrano frito crujiente que resulta delicioso.

Es, por tanto, una recreación del eterno melón con jamón pero actualizado con un toque de modernidad. Si lo deseáis también se puede acompañar de polvo de jamón serrano. Sólo habría que triturar o machacar el crujiente d jamón para obtener el polvo fino.


Para 4 personas:
  • 2 melones cantaloup
  • 1 limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 8 lonchas de jamón serrano finas
  • unas hojas de menta
  • pan tostado 
  • queso de cabra

Se retira la piel y las pepitas del melón, se trocea, se pone en al vaso de la batidora y se tritura acompañado de sal, pimienta y el zumo del limón. Se reserva en la nevera la sopa.

En una sartén se pone una pizca de aceite de oliva y se calienta a fuego fuerte. Se ponen las lonchas de jamón, por tandas y se deja que se hagan hasta que estén crujientes.

Se tuesta un poco de pan y se pone untado o encima el queso de cabra. Se sirve la sopa con el jamón crocante, unas hojas de menta y espolvoreado con pimienta recién molida.


miércoles, 11 de septiembre de 2013

Emperador A La Plancha Con Salmorillo Silciliano



En casa consumimos mucho emperador. Es un pescado que le encanta a los niños, pues, aunque su sabor es intenso carece de espinas. Se come casi sin enterarse y es una fuente de proteínas de alto valor biológico y de ácidos grasos insaturados.

Siempre que como emperador no puedo dejar de pensar en mi querido Manolo Pérez Piñeiro, pues sus ejemplares de pez espada eran los más deliciosos que he probado en mi vida. En su generosa mesa gallega hemos compartido instantes maravillosos e irrepetibles. Te echamos mucho de menos, Manoliño!!

El salmorillo siciliano es una especie de vinagreta con limón que incorpora numerosas plantas aromáticas. Lo vi en un programa de viajes en televisión sobre Sicilia y pensé que estaría riquísimo. Las cantidades no son exactas, pues sólo hablaban de los ingredientes sin pormenorizar su proporción.



Para 4 personas:
  • 4 rodajas de emperador
  • aceite de oliva virgen
  • zumo de medio limón
  • una rama de apio
  • un diente de ajo
  • perejil fresco
  • agua
  • orégano
  • sal y pimienta

Se prepara el salmorillo poniendo en un bol el aceite de oliva con el zumo de limón y la sal. Se bate con unas varillas manuales, emulsionando como si fuera una mayonesa. Se puede añadir un poco de agua y más aceite de oliva a hilo si lo veis necesario.

Se incorpora a la salsa un poco de apio y el perejil picados muy finos, el diente de ajo también picado, el orégano y la pimienta. Se remueve todo bien y se reserva.

Se pone en una plancha o sartén una pizca de aceite de oliva a calentar. Cuando empiece a humear, se baja el fuego y se pone el emperador. Se mantiene un par de minutos y luego se le da la vuelta, hassta que esté hecho, sin pasarse.

Se sirve de inmediato y se acompaña del salmorillo de hierbas.


martes, 10 de septiembre de 2013

Pizza-Pita De Jamón Y Champiñones



Anoche teníamos antojo de pizza para cenar, pero no tenía las masas enrolladas que utilizo como base ni las ganas de hacer la masa casera genuina.

Lo que si había en casa eran panes de pita y, total, tienen en común la primera sílaba, así que decidí hacer estas sencillas pizzas que permiten "pecar" sin cometer muchos excesos por su tamaño y están francamente deliciosas.

Los panes de pita se encuentran con relativa facilidad en los supermercados, en envases de 6 panes, pero podéis también utilizar los deliciosos panes de mollete.


Para 4 personas:

  • 4 panes de pita
  • 1 paquete de queso mozarella rallado especial pizza
  • salsa de tomate frito casera
  • 4 lonchas de jamón de york o jamón dulce
  • 1 lata de champiñones laminados
  • albahaca fresca (opcional)
  • aceite de oliva virgen extra

Se precalienta el horno a 180ºC mientras preparamos las pizzas. Se cortan los panes de pita por la mitad, como si fuéramos a hacer un bocadillo y se disponen encima de un papel de horno en la bandeja del horno.

Se ponen un par de cucharadas de tomate en cada pita, se espolvorea el queso mozarella rallado por encima y se agrega el jamón picado y unos champiñones laminados.

Se introducen en el horno con calor arriba y abajo durante unos minutos, los necesarios para que el queso se funda y se dore un poco.

Se sirve inmediatamente decoradas con unas hojas frescas de albahaca y un chorreón de aceite de oliva virgen.




domingo, 8 de septiembre de 2013

Minilasañas De Bacon, Queso Y Champiñones



La pasta siempre es un éxito garantizado. Cuando no tengo muy claro qué hacer de comida, con la pasta resulta muy difícil no acertar. Esta vez he "tuneado" la clásica lasaña.

En lugar de enrollar las placas de canelón, esta vez van en pisos como la lasaña y además he sustituido la salsa de tomate casera por tomate fresco, que con el golpe de horno queda absolutamente delicioso.



Para 4 personas:

  • 12 placas de canelones
  • 2 tomates grandecitos
  • 300 g de champiñones frescos
  • 250 g de bacon en lonchas
  • 200 g de queso de sandwich en lonchas
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de mantequilla
  • un poco de aceite de oliva virgen
  • 1/2 L de leche entera
  • nuez moscada
  • queso para gratinar

Se ponen a hervir con agua salada las placas de canelón durante unos 10 minutos o bien se ponen en remojo si están precocidas.

En una sartén se pone un poquito de aceite y se rehogan los champiñones laminados con una pizca de sal. Se reservan una vez que estén de color marrón no muy intenso.

Se va quitando al bacon las ternillas (si las tuviera) y la corteza y se corta cada loncha en dos partes. Se lavan los tomates y se cortan en rodajas no muy anchas.

Se pone a precalentar el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. Se escurren las placas de canelón y se extienden sobre un paño limpio de algodón. Se secan bien.

En una fuente de horno se unta con aceite la superficie y se colocan las 4 placas separadas entre si. Se cubre cada una con dos trocitos de bacon, una rodaja de tomate, una loncha de queso y unos pocos champiñones.

Se repite una nueva capa de bacon, tomate, queso y champis y se cubre con una última placa de canelón.

Se prepara la bechamel fundiendo en una cacerola un poco de aceite con mantequilla. Se agrega la harina y se remueve vigorosamente con una cuchara de madera hasta que se forme una masa ligada. Se verte un poco de leche y se sigue removiendo hasta que la incorporemos a la masa. Se va añadiendo poco a poco, junto con la sal y un poco de nuez moscada, hasta que la salsa ligue y la dejemos en la textura deseada.

Se cubren las lasañas con la bechamel, se espolvorea con queso rallado y se pone un champi de adorno. Se hornea durante unos 25-30 minutos, hasta que la superficie esté dorada. Se sirve inmediatamente y se disfruta.


sábado, 7 de septiembre de 2013

Gratinado De Patatas, Manzana Y Brie



La patata tiene muy mala fama, pero es un alimento que combina bien con cualquier cosa y además no tiene tantas calorías. Las patatas fritas son las que más calorías aportan, pero eso es porque se utilizan aceites de mala calidad.

En España tenemos la enorme suerte de contar con aceite de oliva, el mejor aceite del mundo, pues es una grasa insaturada y que resiste unas cuantas frituras sin adulterarse. Si se comen patatas fritas en restaurantes de comida rápida debemos desconfiar ya que las grasas que se utilizan para freír son de una calidad pésima.

Mi madre siempre dice que si en una casa tienes patatas y huevos puedes apañar una buena comida nutritiva y que gusta a todos. No le falta razón.

En casa les encanta la comida francesa, con sus quesos, sus grasas y sus patatas a tutiplén. Este gratinado normando se elabora con el delicioso queso Pont L'Evêque, pero a mis hijos les resulta un poco fuerte por su sabor ligeramente picante y por eso he utilizado Brie. Disfrutad, como hacen los franceses!!



Para 4-6 personas:

  • 1/2 Kg de patatas peladas y cortadas en rodajas no muy gordas
  • 3 manzanas peladas, cortadas en láminas finas
  • 1 puñado de nueces
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 300 g de queso Brie, Camenbert o Pont L'Evêque
  • 200 g de nata líquida 33% materia grasa (o crema fresca)
  • sal y pimienta recién molida
  • aceite de oliva virgen

Se precalienta el horno a 190ºC con calor arriba y abajo. Se llena una cacerola de agua ligeramente salada, se agrega una hoja de laurel y se ponen a cocer las rodajas de patata unos 8 minutos. Se escurren y se reservan.

Se saltean en una sartén antiadherente las nueces a fuego medio durante un par de minutos. Se trocean y se reservan.

En una sartén se pone la mantequilla y se añaden los gajos o láminas de manzana, dejando que se doren unos 5 minutos, sin dejar de remover.

Se engrasa con aceite un molde rectangular y se van disponiendo las capas en este orden: patatas, manzanas, queso y nueces.Se siguen formando capas hasta que se acaben los ingredientes (a mi me dio para dos capas)

En un bol se pone la nata y se agrega sal y pimienta recién molida, se mezcla con una cuchara y se cubre el gratinado con esta mezcla.



Se introduce en el horno caliente y se deja durante 30 minutos, hasta que el queso esté gratinado. Se puede comer solo o como acompañamiento de carnes blancas o bien con una simple ensalada.





jueves, 5 de septiembre de 2013

Pimientos Del Padrón Con Sepia


Mi querida amiga Vicky, gallega de pro y generosa hasta decir basta, me trajo del huerto de su padre una bolsa de pimientos de Padrón. Estaba deseando cocinarlos, pero quería que fueran un plato en sí mismo y no una guarnición para la carne roja o un aperitivo.

Los pimientos de Padrón o de Herbón (La Coruña) son unos ejemplares pequeños, de unos 5 a 10 cm, cuya peculiaridad es que un 10% aproximadamente son picantes. Realmente son una variedad de los chiles, traídos desde América por misioneros hasta Galicia.

Los gallegos saben diferenciar los que pican de los que no, a saber. Los picantes parece ser que son los más expuestos al sol y tienen el rabito o pedúnculo más grande. En cualquier caso están deliciosos.


Para 4-6 personas:

  • una bolsa de pimientos de Padrón
  • 2 sepias no muy grandes o una hermosa
  • aceite de oliva virgen extra
  • un diente de ajo
  • sal gorda o en escamas

En una sartén profunda se añade aceite de oliva (un dedo) y cuando esté caliente se añaden los pimientos. Se deja que se frían a fuego medio-alto.

Mientras tanto, se lava y se corta la sepia en tiras. Se saltean en otra sartén con un poco de aceite de oliva al que se ha añadido un ajo muy picado. Se deja que se hagan durante unos minutos, salándolas ligeramente y hasta que pierdan el agua.

Se sirve muy caliente con el lecho de pimientos espolvoreados con sal gorda y la sepia recién frita.


Mil gracias, Vicky, por ser tan divina!!

lunes, 2 de septiembre de 2013

Mousse De Chocolate Al Caramelo



No puedo vivir sin chocolate. Ya he dejado el vicio del tabaco, pero me resisto a suprimir el placer de una o dos onzas de chocolate negro al día.

Los postres de chocolate son un clásico de la repostería y gustan a casi todo el mundo, desde los más pequeños hasta los mayores.


domingo, 1 de septiembre de 2013

Bizcocho De Pera Y Lima



El bizcocho es un magnífico recurso para el desayuno o la merienda. Es delicioso tomado solito o bien mojado en el café con leche o en el chocolate.

No hay cultura en el mundo que no tenga una receta de bizcocho en su acervo particular. La palabra bizcocho procede del latín "bis coctus", es decir cocido dos veces. Hoy en día ya no se prepara con la doble cocción, en su momento necesaria para conservar el bizcocho más tiempo, pues era alimento de viajeros y navegantes.

Hay testimonios en tumbas egipcias de la existencia de un alimento similar al bizcocho, datadas en el siglo X a.C, o sea que estamos ante un alimento veterano. 

El más conocido sea quizás el bizcocho cuatro cuartos en el que se parte de 4 huevos y se añade su peso en azúcar, harina y mantequilla. También se prepara mucho el bizcocho genovés, muy ligero y apto para rellenar en tartas con pisos.

Hay tres ingredientes que no deben faltar en un bizcocho: los huevos, el azúcar y la harina de trigo. Además se incorporan otros ingredientes adicionales: la grasa (mantequila o aceite), la levadura y multitud de aromatizantes y acompañamientos como frutos secos o frescos, chocolate, canela, vainilla, agua de azahar o de rosas...

Hay una norma fundamental para la preparación de bizcochos: siempre se debe comenzar por el batido de los huevos con el azúcar. Según la receta utilizaremos los huevos enteros o bien separaremos las yemas de las claras. El buen batido de los huevos con el azúcar, operación denominada "blanqueo", es uno de los condicionantes del buen resultado final.



Yo primero adiciono a la mezcla de huevos y azúcar los ingredientes húmedos, es decir, la grasa, el yogur... y luego voy incorporando los secos, a saber, la harina y la levadura. La harina debe ser de trigo, no de fuerza, pues no sube el bizcocho y siempre la tamizo con un colador para airearla.

La temperatura del horno rondará los 175-180ºC, con calor arriba y abajo y el bizcocho se pondrá en la parte intermedia. No se debe abrir el horno hasta que no haya subido la masa por el centro. Las magdalenas y cupcakes tienen tiempos de cocción cortos, de unos 15 minutos, mientras que los bizcochos grandes rondan los 40-45 minutos. Siempre es bueno pinchar el bizcocho con la punta de un cuchillo o aguja y comprobar si sale limpia y seca. Eso es señal de que la cocción ha terminado.




Para 8-10 personas:

  • 1 yogur Activia con trozos de pera
  • 3 huevos
  • 1 contenido del vasito de yogur de aceite de oliva
  • 2 vasitos de yogur de azúcar blanco
  • 3 vasitos de yogur de harina de trigo
  • 1 sobre de levadura tipo Royal
  • la ralladura de una lima
  • harina y aceite para engrasar el molde

Se baten los huevos con el azúcar hasta que se blanqueen, es decir, hasta que suban los huevos y queden espumosos. Se puede hacer con ayuda de una batidora eléctrica.

Se precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo (yo lo hago con la opción de aire, que requiere un poco menos de temperatura)

Se incorpora el yogur y el aceite y se sigue mezclando bien la masa. Por último se añaden los ingredientes secos: la harina tamizada y la levadura y se remueve bien hasta que quede una masa homogénea.

Se prepara el molde poniendo mantequilla derretida o aceite por las paredes y espolvoreando con harina. Se vierte la masa en el molde y se introduce en el horno caliente. Atención: la masa nunca debe superar los 2/3 del molde, pues corremos el riesgo de que se desparrame en el interior del horno al ascender por efecto del calor sobre la levadura.

Se mantiene la cocción durante unos 40-45 minutos. Se deja enfriar encima de una rejilla.



Otras recetas de bizcochos en este blog (pincha y te lleva a la receta):
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...