Páginas vistas en total

viernes, 28 de febrero de 2014

Crema De Espárragos Trigueros, Patata Y Puerro



No a todos los niños les gustan las verduras. Desde luego a mis hijos, no. Tengo que devanarme los sesos para introducirles las verduras y, por eso, preparo muchas cremas con varias hortalizas para "engañarles".

Sé que esto es una cosa eventual. A mi, de niña, no me gustaban muchos alimentos -entre ellos los pimientos, el tomate crudo, la morcilla, los callos- y luego, ya de joven no me resistía a ninguna comida.

A ellos no les gustan los espárragos y, sin embargo, han repetido de esta crema con sus tropezones de yemas de triguero salteadas. Probad a hacerla, pues es depurativa y muy sana.



Para 4 personas:

  • 2 manojos de espárragos trigueros (unos 600 g)
  • 1 puerro
  • 1 patata
  • 1 cebolla mediana
  • 1,5 L de agua
  • sal y pimienta
  • sésamo
  • aceite de oliva virgen extra

Se lavan los espárragos, se retira la parte final dura del tallo y se trocean. Se reservan 12 puntas para saltearlas y decorar después.

Se pela la patata y se lava. Se lava también el puerro y se trocean las tres hortalizas. Se pone el litro y medio de agua en una olla, se agrega sal y se incorporan las verduras y los trigueros.

Se cuece todo durante 20 minutos. Se saltean las yemas de espárrago en una pizca de aceite y se reservan.

Se retira un vaso del caldo de verduras, se añade una cucharada de aceite a la olla y se pasa todo por la batidora eléctrica. Se rectifica de sal y se añade pimienta. Si se desea se pasa por el colador chino.

Se sirve caliente, con las yemas de espárrago salteadas, un chorreón de aceite y unas semillas de sésamo tostado.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Brick De Huevo Y Atún Tunecino



Creo que fue hace 10 años cuando visité Túnez, el precioso país mediterráneo. Como homenaje a sus colores azul y blanco presentes en las fachadas y ventanas de Sidi-Bou-Said, he presentado este plato típico tunecino con estos tonos.

Entonces probé sus famosos briks, especie de empanadillas de masa fina rellenas de diversas farsas, carnes, verduras o pescados, dulces o saladas.

Pero quien nos dio a probar las verdaderas delicias de su tierra fue Faruk, que nos preparó unos brik de huevo (a los que añadió también queso rallado) y un cus-cus de cordero de escándalo.

El huevo brick forma parte de la tradición tunecina. En su cultura, es el plato que se ofrece al novio en la casa de su futura esposa. Según coma el brick (por supuesto, con las manos), intentando no derramar ni una gota del huevo con su yema líquida, así tratará a la novia en su vida de casados. Ni que decir tiene que a nosotros nos pasarían desapercibidos un montón de detalles...



Para 5 bricks:

  • 4 patatas medianas
  • 1 paquete de masa brick o masa filo (lo tienen en Mercadona) 
  • 5 huevos
  • 2 cebolletas no muy grandes
  • 3 latas de atún al natural (240 g de atún en conserva)
  • un buen manojo de perejil
  • cilantro
  • menta
  • aceite de oliva para freír
  • sal y pimienta

Se ponen a cocer las patatas peladas y lavadas en agua salada durante 20-25 minutos. Mientras tanto, se pican las cebolletas y se ponen a rehogar en una sartén con un poco de aceite a fuego medio.

Se agrega el atún desmenuzado y las hierbas picadas (perejil a tutiplén, menta y cilantro) y se cocina unos minutos más.



Se pican las patatas en dados no muy grandes y se mezclan con la cebolla y el atún.



Se pasa a preparar los bricks. Se extiende la masa (yo puse dos obleas, pues eran muy finas y se rompían) y se pone con una cuchara un poco del relleno. Se hace un pequeño hoyo y se pone encima un huevo.



Se salpimenta y se dobla haciendo un sobre o una empanadilla si la masa es circular. Si la masa que compráis es de brick, entonces es circular, pero yo compré filo y era rectangular.

Yo doblé la masa y uno de los bordes lo puse hacia abajo y el otro hacia arriba. 

Se pone aceite abundante en una sartén al fuego y cuando esté muy caliente se fríe cada brick, de uno en uno, y por los dos lados. Se sacan a un plato con papel absorbente, para que escurran todo el aceite.

Se sirve inmediatamente. Debe quedar la yema líquida, como en la imagen.



También se pueden hacer horneados. Para ello se introducen en el horno caliente pintados con huevo batido y se dejan hasta que se doren. Así tendrán menos grasa.

Dedicada a mi compañera Pilar Álvarez, que nos brindó una espectacular comida árabe en su precioso ático madrileño. Gracias guapa por la receta!!!

lunes, 24 de febrero de 2014

Sopa Cremosa De Fideos Con Almejas



Hay que ver lo que apetece una sopa calentita en invierno! En casa somos todos muy soperos y no nos resistimos a un buen caldo, ya sea de pollo, carnes o pescados.

En este caso el protagonista es el pescado. Podéis utilizar raspas, espinas, huesos de rape... Yo emplee huesos de rape y un poco de merluza que tenía. Así se puede usar el pescado para tomarlo cocido, acompañado de una salsa mayonesa o de un buen chorreón de aceite de oliva virgen.

La receta está tomada del querido Arguiñano y me encanta el punto cremoso que le aportan las verduras pasaditas por la batidora junto con la mitad del caldo. Esta vez lleva fideos gordos, pero podéis utilizar arroz o fideos finos, si os gusta más.



Para 8 personas:

  • 500 g de almejas
  • 3 rodajas de merluza, espinas, huesos de rape, raspas de pescado... lo que tengas por el congelador
  • 2 puerros
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • perejil
  • 2 cucharadas de salsa de tomate casero
  • 1 vaso de vino blanco
  • fideos del nº 4
  • sal

Se llena una cazuela con agua y se agregan los pescados, un puerro troceado y un buen manojo de perejil. Se sala y se mantiene la cocción durante 20 minutos.



En otra cazuela se pone el vaso de vino blanco y, cuando cueza, se agregan las almejas limpias (para ello deben haber estado un tiempo en agua abundante salada para solar toda la arena, hay quien le pone además un chorrito de limón). Se deja que se abran las conchas al vapor del vino blanco.



En un poco de aceite de oliva virgen se rehoga o pocha el puerro, el pimiento verde y la zanahoria, todo troceado en brunoise (en dados pequeños). Cuando la verdura esté blanda se agrega el tomate frito y se deja unos minutos más.



Se toma la mitad del caldo filtrado, se añade el caldo filtrado de abrir las almejas y las verduras pochadas y se pasa la batidora eléctrica, como para hacer un puré, pero caldoso.



Se añade más caldo y se lleva a ebullición. Cuando hierva se agregan los fideos y se mantienen el tiempo de cocción que indique el fabricante. Se añaden las almejas, algunas fuera de la concha, al caldo y se sirve inmediatamente espolvoreado con perejil recién picado.


sábado, 22 de febrero de 2014

Hummus (Paté De Garbanzos)



El hummus es una especialidad árabe que consiste en una pasta de garbanzos con zumo de limón y tahine , a su vez otra pasta de sésamo. Es un plato frecuente en Palestina, Israel, Egipto, Grecia, Líbano, Turquía...

En estos países se consume con pan de pita, como yo os la presento, y se unta o dipea en el pan, aunque también se puede servir con vegetales crudos o crudités.

El mejor hummus que he probado lo preparó mi querida amiga Blanca, que vivió algún tiempo en Palestina y lo hacía a la perfección. No es un paté difícil, lo único que os puede faltar en vuestra cocina es el tahine, pero se encuentra fácilmente en los herbolarios.

Estos son los ingredientes:



Para 8 personas:

  • 400 g de garbanzos cocidos (un bote de cristal como el de la imagen contiene exactamente esa cantidad)
  • 1 o 2 limones (yo usé limón y medio, pero a gusto)
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de pasta de tahine
  • 1 cucharada de aceite de sésamo (no pasa nada si no lo tenéis)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • sal
  • pimentón para decorar
  • pan de pita para untar

Se ponen en el vaso de la batidora todos los ingredientes y se bate unos minutos. Se sala y se prueba, por si hace falta añadir más limón o más aceite. 

Se tuesta el pan de pita y se acompaña con él, o bien con vegetales crudos.





miércoles, 19 de febrero de 2014

Corona De Pizza Trenzada



Conozco a muy poquita gente a la que no le guste la pizza. Es un plato completo, que dependiendo de lo que le añadas se convierte en una delicatessen. A los más jóvenes les encanta y a los demás, también.

Vi en la red una corona estonia de masa, elaborada con canela y frutos secos (ya caerá la receta, no os quepa duda) y se me ocurrió adaptarla a la tradicional pizza italiana.

Yo la hice con masa comprada, las que vienen enrolladas en los frontales fríos del supermercado, pero si tenéis amasadora o thermomix, seguro que con la masa casera sale espectacular.

Si queréis hacer vosotr@s mismos la masa, pinchad aquí y también ahí os he incluido la historia de la pizza.



Para 4 personas comilonas u 8 no tanto:




  • 2 paquetes de masa de pizza refrigerada
  • 1 paquete de queso mozarella rallado (200 g)
  • 100 g de bacon troceado
  • 1 latita de champiñones(o 100 g de champis frescos laminados)
  • 1 taza de salsa de tomate frito casera
  • orégano
  • aceite de oliva virgen

Se precalienta el horno a 200º C con calor arriba y abajo. Se desenrollan las masas y se estiran, uniéndolas en una sola pieza alargada. 

Se extiende la salsa de tomate con una cuchara y se van espolvoreando por encima los ingredientes: primero el queso y, a continuación,el bacon y los champiñones.




Se enrolla, por la parte más larga, formando un rulo grande.




Posteriormente, se corta con un buen cuchillo una línea central, de arriba a abajo:




Sobre un papel de horno se va trenzando, a la vez que se va dando la forma circular, uniendo los extremos:




Se coloca en la bandeja del horno, se espolvorea con orégano y se agrega un hilo de aceite de oliva virgen a la rosca. Se introduce en el horno caliente hasta que se dore y se funda el queso. 



lunes, 17 de febrero de 2014

Solomillo De Cerdo Con Queso Azul Y Peras



El solomillo de cerdo es un alimento la mar de apañado. Siempre tengo en casa un par de solomillos congelados, así puedo sacarlos el día antes y cocinarlos después de mil maneras. Lo único que suele variar es la salsa de acompañamiento, pues con un simple "marcaje" en la plancha conseguimos una carne magra que a todos gusta y se prepara en 20 minutos escasos.

La carne de cerdo casa muy bien con frutas como la manzana, la pera, la naranja. Así le da un toque dulce muy rico, que en este caso está compensado por el fuerte sabor del queso azul.



Para 4 personas:

  • 2 solomillos de cerdo
  • 100 g de queso azul (Roquefort, Cabrales...) + un poco para servir
  • 150 mL de leche
  • 100 mL de nata
  • 2 peras conferencia
  • aceite de oliva
  • sal

Se pelan y despepitan las peras y se cortan en dados pequeños. Se pone en la sartén una cucharada de aceite y se rehogan los trozos de pera.

Mientras tanto, se pone en un cazo la leche con el queso azul desmenuzado a calentar, a fuego no muy alto. Se remueve con unas varillas, hasta que comience a hervir, momento en el que agregamos la nata y seguimos removiendo, hasta que espese.

Se cortan los solomillos por la mitad y se hacen a la plancha en un poco de aceite de oliva. Cuando están marcados, se cortan de nuevo longitudinalmente y se hacen muy poquito por ese lado.

Se sirven inmediatamente, con la guarnición de pera y la salsa muy calientes.


domingo, 16 de febrero de 2014

Trenza De Brioche



El brioche, bollo de leche o suizo es una especialidad dulce francesa elaborada con huevos, levadura, leche, mantequilla y azúcar. Se cree que procede de una receta original normanda.

Cuando como brioche, siempre me acuerdo de las magníficas trenzas que Fina, la comadre de Vigo, encargaba en la pastelería para el desayuno cuando íbamos a Nigrán.

La receta la he tomado de Mari Luz Piñero, del estupendo blog Cuchillito y tenedor. Ella elaboró una corona de brioche y yo la transformé en trenza clásica. El único inconveniente fue el tamaño: para las cantidades que os indico es preferible hacer dos trenzas, pues creció tanto en el horno que deslució mucho la presentación. El sabor, eso si, era a brioche auténtico, suave y no dulce en exceso, perfecto para mojar en el café o chocolate o tomarlo acompañado con nata.




Como podéis comprobar en casa lo probamos de todas las maneras posibles y aquí tenéis las sugerencias de presentación. no me hagáis escoger ninguna... me gustaron todos los acompañamientos!!



Vamos allá con la receta. Estos son los ingredientes:


  • 600 g de harina de repostería
  • 2 sobres de levadura para panadería en polvo (yo encontré de la marca Maizena)
  • 150 g de azúcar
  • 250 mL de leche tibia
  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 huevos grandes
  • 1 pizca de sal
  • huevo batido para pintar la masa
  • azúcar glas para espolvorear (o en cristales antes de hornear, como prefiráis)

Se ponee en un cuenco la leche en el microondas, se calienta unos 30 segundos y se agrega la levadura en polvo. Se remueve y se deja reposar 10 minutos.

Se pone en un bol grande o ensaladera la harina, la sal, la mantequilla y el azúcar. Si tenéis máquina amasadora lo ponéis en su bol.

Se empieza a amasar y se van añadiendo los huevos batidos, poco a poco, mientras se sigue amasando. Se incorpora la leche con la levadura disuelta desde las paredes del bol y se continúa con el amasado. 

Debe quedar una masa ligada y homogénea, pero no pegajosa. Si estuviera pegajosa se agrega un poco más de harina y se amasa un poco más. Se deja en forma de bola en el bol, se tapa con un papel de film y se deja reposar 1 hora. Este es el aspecto de la masa.




Debe doblar su tamaño. Pasada la hora, se coloca en una superficie enharinada y se divide en tres trozos. Yo recomiendo hacer dos bolas de idéntico tamaño y cada una cortarla en tres rulos.



Se colocan las tres rulos paralelos y se empiezan a trenzar, como haríamos a una niña.



Se termina la trenza, uniendo el extremo y se coloca en una fuente de horno cubierta con un papel sulfurizado.Se pinta con huevo batido y se deja dentro del horno o en un lugar seco, otra media hora, aproximadamente, para que doble de nuevo su tamaño.



¿Veis como el tamaño era muy grande? Por eso es mejor reducir los ingredientes a la mitad o bien hacer dos trenzas.

Se precalienta el horno a 180º C con calor arriba y abajo y, cuando esté caliente, se introduce en el horno, donde se hornea unos 20 minutos o media hora, hasta que se vea dorada sin quemarse.



Tengo que hacerla de nuevo, con las cantidades reducidas, pues como podéis apreciar en la foto de arriba, la masa se abrió un poco, pues creció en exceso. De cualquier modo, estaba exquisito.


sábado, 15 de febrero de 2014

Tomates Rellenos De Bacalao Y Puerro



Las verduras rellenas son una buena manera de aportar un montón de nutrientes en un solo plato. Ya sean tomates, berenjenas, calabacines, cebollas, pimientos o patatas, siempre resultan magníficas combinaciones y nos dejan ese poso de "comfort food" (comida para sentirse bien, que dirían los ingleses).

En este caso emparejamos al tomate con el pescado. Si no conseguimos que los más pequeños coman pescado, ¿por qué no se lo presentamos de esta deliciosa manera, con su bechamel incluída?




Para 6 tomates:

  • 6 tomates rojos y medianos
  • 250 g de bacalao desalado en migas
  • 1 cebolla mediana
  • 1 puerro mediano
  • aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de harina
  • 250 mL de leche
  • nuez moscada
  • queso rallado (yo utilicé Idiazábal)


Se corta la tapa de los tomates, lavados y secos, y se vacían con una cuccharilla. (Yo la pulpa la guardo para hacer un buen tomate frito con unos cuantos tomates más). Se ponen boca abajo en una fuente, con una pizca de sal.

Se precalienta el horno a 200º C con calor arriba y abajo. Mientras se calienta el horno, ponemos en una sartén mediana un poco de aceite de oliva a calentar. Añadimos el puerro y la cebolla picado fino y dejamos que se poche a fuego no muy alto.

Cuando están blanditas las verduras se añaden las 2 cucharadas de harina y se remueve todo hasta que la harina esté totalmente integrada y tostada. Se agrega, poco a poco, la leche, removiendo con una cuchara de palo. Se sala ligeramente (el bacalao puede aportar sal) y se espolvorea con un poco de nuez moscada.

Preparando la bechamel

Cuando la bechamel está preparada, se añaden las migas de bacalao y se revuelve bien el conjunto.


Con una cuchara se rellenan los tomates con la farsa de la bechamel de bacalao y verduras.



Por último, se ralla el queso encima de los tomates y se introducen en el horno caliente.



Se mantienen en el horno durante 18-20 minutos, hasta que se gratinen los tomates y se cocinen. Se sirven inmediatamente.



Para servirlos les puse unas lascas de queso Idiazábal  pinchadas en el tomate.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...