Páginas vistas en total

lunes, 30 de junio de 2014

Vasitos De Ensalada de Langostinos Y Aguacate



Estos chupitos de ensalada me recuerdan a los recipientes que tenía mi madre y que se estilaban en España en los años 60 del siglo pasado como regalo de boda.

En esos años se llamaba cóctel de gambas a la preparación y se presentaba en una copa que se rellenaba de hielo picado y en cuyo interior se encajaba un recipiente cóncavo de cristal que contenia el plato.

domingo, 29 de junio de 2014

Tartaletas De Lemon Curd



Ahora con los calores veraniegos apetecen dulces frescos y el limón es un magnífico refresco. A mi los cítricos en general y el limón en particular me privan, y soy capaz de comerme esta deliciosa crema a cucharadas.

La crema de limón (lemon curd)  es una especialidad británica que se utiliza desde el siglo XIX para acompañar el té, untada en tostadas, pan o scones. Era una alternativa a la mermelada, aunque no se conservaba tanto como ésta.

sábado, 28 de junio de 2014

Sepieta A La Plancha Con Polvo De Ajo



Hoy algo super-sencillo: unos buenos ingredientes, una plancha o sartén grande y unos cuantos ajos. El resultado: una ola en casa.


Para 4 personas:


  • 4 sepias pequeñas
  • 4 dientes de ajo
  • aceite de oliva virgen
  • perejil picado
  • tomate rallado
  • sal gorda

Se pone una pizca de aceite en una sartén o plancha a calentar. Cuando empiece a humear se baja el fuego y se ponen las sepias limpias y secas, a las que se han practicado unos cortes en diagonal en forma de rejilla.

Se disponen los dientes de ajos en el machaca-ajos y se ponen en la sartén. Se deja que se cocine la sepia durante unos minutos, dándole la vuelta.

Se emplata, poniendo tomate rallado aliñado con aceite de oliva y sal, encima las sepias a la plancha, el polvo de ajo dorado y perejil picado fresco. se degusta inmediatamente.

Se descorcha una botella de vino blanco muy frío y se disfruta.


miércoles, 25 de junio de 2014

Panna Cotta De Limón



Tenía ganas de una receta dulce y la oportunidad surgió cuando cumplí, la pasada semana, la friolera de 300.000 visitantes en el blog.

En mi casa, como en casi todas a lo largo y ancho del mundo, cualquier acontecimiento destacable se celebra en torno a la mesa, ya sea con una comida o cena especial (como en los bautizos, o comuniones de los católicos, en los casamientos o bodas de todas las culturas y religiones y en otras celebraciones) o bien con una merienda, tarta o pastel como se hace en los cumpleaños.

domingo, 22 de junio de 2014

El Viejo Almacén De Buenos Aires En Madrid



Ayer noche nos reunimos 14 amig@s para celebrar el final del curso académico de nuestros hijos y el solsticio de verano. Quedamos en este coqueto restaurante, el primer argentino que abrió en la ciudad de Madrid, allá por 1977.

Nosotros ya conocíamos el antiguo enclave en la calle Villaamil, cerrado por causas mayores...



Estas imágenes ilustran el aspecto del comedor, con aires nostálgicos, periódicos antiguos, fotos del cantante Carlos Gardel por doquier, acordeones, foto gigante de la calle de Corrientes, banderines de los equipos locales y mil cachivaches más...



Al ser un grupo numeroso optamos por el menú, que nos permitía degustar todas las especialidades argentinas.

Mientras esperábamos a que llegaran todos, bebimos cerveza y comimos paté casero de cerdo ibérico, encurtidos y queso de Cabrales.



Luego empezó el delicioso menú de especialidades porteñas... Comenzamos con pimientos de piquillo asados, provoleta a la parrilla (queso Provolone italiano), empanadillas criollas y degustación de chorizo y morcilla parrillera. Podéis ver el buenísimo aspecto de todos los entrantes:


Piquillos asados
Provoleta



Para compartir tomamos lomo alto de Argentina y colita de cuadril de Uruguay, todas las carnes a la brasa y al punto. Para acompañar, ensalada verde y patatas fritas caseras. Muy, muy rico todo, con su salsa chimichurri para sublimar el sabor de la carne y regado con tinto de la Ribera del Duero.




Para acabar tan suculenta cena, qué mejor remate que un surtido de postres caseros: panqueques de dulce de leche, arrollado de dulce de leche, alfajores y flan con dulce de leche. Una dulce perdición...



Mientras culminábamos la cena, un cantante argentino pertrechado con su guitarra nos amenizaba con tangos clásicos. Claro, un simpatiquísimo y veterano animador nos repartió unas cuartillas con las letras de las canciones para que también nosotros participáramos.

Duelo de cantarines:


Y réplica de las damas:

Aquí tenéis el original...


La noche aún nos deparaba más sorpresas... Una pareja de bailarines, esquivando las mesas del comedor y sin rozarlas nos deleitó con varios tangos:



Daba gusto ver con qué agilidad y soltura se movían en este sensual baile...

El problema fue que eligieron a un hombre para bailar con la bailarina y a una mujer para hacer lo mismo con el bailarín. Qué apuro, yo fui la elegida!!! 

Tras superar la vergüenza, me dejé llevar y bailé mi primer tango con un argentino (vaya trago), con un resultado desastroso...





En fin, tras el baile, los cafés, los licores y las risas abandonamos el restaurante tras una velada inolvidable.


¿Dónde está este sitio en el que se come tan bien y se disfruta a tope? En la calle Ramón Gómez de la Serna, 4, Madrid 28035.

El menú nos costó, con IVA incluído 28,10 euros por barba pero resultaba ajustado a todo lo que comimos.

sábado, 21 de junio de 2014

Ensalada De Garbanzos Con Mejillones A La Vinagreta



Las legumbres también son para el verano. Es cierto que no apetecen los guisotes contundentes, pero podemos prepararlas de mil formas en frío como ensaladas.

Los frascos de cristal con la legumbre cocida son una ventaja, pues no tienes que dejar las legumbres en remojo el día antes ni estar poniendo la olla a cocer. Tan sólo abres el frasco, retiras el agua de conservación (yo las paso por agua fría para que no queden restos) y listas para cocinar y condimentar.



Para 4-5 personas:
  • 1 frasco de 400 g de garbanzos cocidos
  • 500 g de mejillones
  • 1 tomate
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 huevo duro
  • 1 cebolleta pequeña
  • aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • vinagre de Jerez
  • sal
  • cebollino

Se limpian y lavan los mejillones. Se disponen en una cazuela con una pizca de agua a fuego alto y, cuando empiece a hervir, se deja que se abran los mejillones de su concha. Se desechan los que no se hayan abierto.

Se reservan, retirándolos de su concha.

Se abre el frasco de garbanzos y se escurren del agua de conservación. Se pasan por agua fría del grifo.

Se pica en dados la cebolleta, los pimientos y el tomate.

Se pone en un bol o ensaladera grande los garbanzos, las verduras cortadas y los mejillones. Se remueven bien. Se agrega el huevo cocido y también cortado.

Se salpimenta y se aliña con una vinagreta hecha con 3 cucharadas soperas de vinagre y 9 de aceite de oliva. Se remueve todo y se sirve inmediatamente con cebollino picado por encima.




Nota: si queréis ahorrar más tiempo, también venden los mejillones ya cocidos, tanto en fresco como congelados.

jueves, 19 de junio de 2014

Paella Con Lomo Y Dos Pimientos


Soy muy arrocera. Me encantan todas las variedades y todas las preparaciones, nacionales e importadas, saladas, picantes y dulces. 

El arroz es un alimento básico, que creo que es el más consumido en todo el mundo. No hay cultura que no lo prepare de una u otra manera. Aquí en España somos fervientes consumidores y nuestra archiconocida paella tiene una fama bien merecida.

La paella es el recipiente en el que se prepara el arroz y, por eso, este arroz que he cocinado hoy es una paella. Los días de fiesta o los fines de semana solemos, los españoles, comer este delicioso plato tradicional, que es un plato único con todos los nutrientes necesarios para una buena alimentación. Si no disponéis del recipiente, podéis hacerlo en una cazuela plana.

Pese a que es nuestro plato más emblemático, no es un plato fácil de hacer. Al arroz en paella hay que darle su punto correcto, ni blando ni duro, ni socarrado (quemado) en exceso, ni insulso. Es muy importante escoger un buen arroz tipo bomba, nacarado y que absorba bien los caldos y dar al sofrito un buen sabor. Aún así, es un reto hacer una buena paella. ¿Os atrevéis?


Para 6 personas:

  • 2,5 tazas (tamaño té) de arroz tipo bomba
  • 5 tazas de caldo de verduras o de agua
  • 8-9 filetes de lomo de cerdo adobado
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 puerro
  • 1 diente de ajo
  • 6 cucharadas de salsa de tomate frito casero
  • 50 g de jamón serrano en trocitos o dados
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • unas hebras de azafrán

Se cubre el fondo de la paella con un poco de aceite de oliva, se calienta y se sofríen los pimientos lavados y cortados en dados. Se añade el puerro, lavado y troceado. Se sala.



Se trocea el lomo y se añade a las verduras pochadas, junto al diente de ajo muy picado. Se deja que se cocine durante unos minutos. Se incorpora el tomate y se remueve todo bien, para que quede la mezcla ligada.



Se añade a la paella el arroz y se le da unas vueltas, integrándolo en el aceite de las verduras. Se añade el caldo o el agua caliente, siempre en una proporción de el doble de agua que de arroz + un poco menos de una taza para la paella (el recipiente).

Se tuesta el azafrán de la siguiente manera. se envuelve en papel de aluminio unas hebras, se cierra en forma de paquetito y sujetándolo con cuidado se quema por debajo con un mechero.




Se abre el paquetito, se pone el azafrán en un mortero y se muele. Se añade a la paella y se rectifica de sal.
Se deja a fuego medio durante 20 minutos. Cuando falten 5 minutos se añade el jamón picado a la paella.

Se tapa con un paño de algodón limpio y se deja que repose 4 minutos. Se sirve inmediatamente.


miércoles, 18 de junio de 2014

Pasta Integral Con Calabacín, Bacon Y Tomates Secos



El calabacín es una hortaliza que no puede faltar en ninguna cocina. Lo tiene todo: sabor, color, vitaminas, aporta pocas calorías y está riquísimo. Como en muchas casas, tengo el problema de que mis hijos coman verdura, así que, aparte de las cremas de hortalizas variadas, utilizo el calabacín como comodín y lo añado a multitud de platos.

No sé si habréis probado la pasta con calabacín, pero os lo recomiendo fervorosamente. Si suprimís el bacon, tendréis una receta vegetariana de lo más sabrosona. Así la dieta se hace más llevadera.


Para 4 personas:
  • 500 g de spaguetti o tallarín integral
  • 2 calabacines medianos
  • 6 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
  • 75 g de bacon
  • 12 tomates secos
  • queso parmesano rallado

Se lavan y secan los calabacines. Se ponen en la sartén 3 cucharadas de aceite de oliva y se rehogan los calabacines cortados en rodajas finas (con mandolina) con piel.

Se cuece la pasta en abundante agua salada, según instrucciones del fabricante. A la vez se corta el bacon en trocitos y se sofríe en una sartén sin nada de aceite.

Una vez cocida la pasta, se escurre, se añaden los calabacines, el bacon doradito y crujiente y los tomates secos extraídos del aceite de conservación. Se añade el aceite de oliva restante crudo y se espolvorea con queso parmesano rallado. Se degusta inmediatamente.


lunes, 16 de junio de 2014

Hoja De Roble Con Tomate Relleno De Queso De Cabra



Es impresionante cómo en unos años hemos mejorado en cuanto a la distribución de vegetales, verduras y frutas. Cuando yo era niña, sólo existía la sempiterna lechuga romana y los clásicos tomates de huerta. Las ensaladas se reducían a la clásica mixta de lechuga y tomate, o si querías algo más contundente o sofisticado debías pedir una ensalada con atún, espárragos, huevo duro y aceitunas.

Hubo un tiempo en que nos castigaban con la insulsa lechuga "iceberg", aunque aún se sigue utilizando en comedores escolares, menús diarios o comidas de hospital.

Ahora podemos escoger entre multitud de variedades con colorido y sabor: batavia, lollo rosso, radichio, acelga roja, canónigos, espinacas frescas, hoja de roble, rúcola, berros...

A mi me gustan todas ellas, peo confieso mi predilección por esta tierna y sabrosa hoja de roble. Vamos a por una receta sanísima y estéticamente impecable!!


Para 4 personas:
  • 1 lechuga hoja de roble
  • 8 tomates de tamaño pequeño
  • 1 tarrina de queso para untar tipo Philadelphia
  • 1/2 rulo pequeño de queso de cabra
  • 2 lonchas de bacon (o pavo en fiambre para aligerar)
  • cebollino
  • pipas de girasol
  • sal y pimienta
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre de Módena

Se pone agua a calentar. Mientras, se practica un corte en cruz en la parte superior de cada tomate y se añaden al agua cuando comience a hervir. En cuanto se recobra la ebullición se cuentan 5 minutos. Así conseguimos que se levante la piel para pelarlos mejor.

Se refrescan al grifo de agua fría y se pelan. Se reservan en la nevera.

Se lava y seca la lechuga, retirando las hojas enteras sin cortar. Se vacían los tomates con una cucharita y se les practica un pequeño corte en el "culete" para que se queden "de pie" en el plato.

En un bol se pone media tarrina de queso para untar (se puede escoger bajo en grasa) y se toma también medio rulo de queso de cabra, al que habremos retirado la corteza.

Se machaca con un tenedor el queso de cabra, a la vez que se remueve con el queso de untar. Se pica cebollino y se añade a la crema de queso.

Se pica muy fino el bacon y se introduce en el microondas, sin nada de grasa 1 minuto. Si no se dispone de microondas se pasa unos instantes por la sartén.

Se emplata la ensalada, poniendo un lecho de hojas de roble enteras. Se rellenan los tomates con la crema de queso y se disponen encima. Se espolvorea con las pipas y con el bacon crujiente. Se salan las hojas y se añade un hilo de aceite de oliva y otro de vinagre de Módena (o de su crema reducida que venden en los supermercados y queda muy digna). Se da un toque de pimienta sobre los tomates y se cubren con más cebollino picado. Se sirve inmediatamente.


sábado, 14 de junio de 2014

Hojaldre de Ternera Con Cheddar A Las Dos Olivas



Ya os hablado de mi tendencia a la preparación de tartas saladas, hojaldres o quiches. Las puedo dejar preparadas con antelación, e incluso horneadas, y luego consumirlas templadas o con un golpe de horno.

Cunden una barbaridad y a todos gustan por su delicioso y sabroso relleno. Aunque ahora es una lata encender el horno, sólo será un poco de tiempo y el resultado, como veis, salta a la vista.




Para 8-10 personas:

  • 1 lámina de hojaldre refrigerado o congelado (descongelado, claro)
  • 1/2 Kg de carne de ternera picada, o mitad cerdo, mitad ternera, o bien pollo picado
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 1 huevo duro o cocido
  • 50 g de aceitunas verdes tipo manzanilla deshuesadas
  • 50 g de aceitunas negras deshuesadas
  • 100 g de queso Cheddar en lonchas
  • 1 huevo batido para pintar la masa
  • semillas de amapola y sésamo
  • aceite de oliva
  • 1 cucharadita de ají (opcional)
  • sal

Se pica la cebolla y el pimiento rojo, ambos en dados menudos, y se pochan en una sartén con un poco de aceite de oliva. 

Se pone a cocer el huevo 12 minutos. Se refresca y se reserva. Se van picando las aceitunas.

Se precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Se añade la cucharada de ají a la cebolla y el pimiento, junto con la carne picada. Se sazona. Se deja que se fría y se incorpora el huevo duro picado y las aceitunas picadas.




Se estira la masa de hojaldre con el rodillo. Se coloca en el tercio central el queso en lonchas:




A continuación se dispone por encima la carne:




Se pone otra capa de queso en lonchas. Se doblan los bordes laterales y se sella la masa. Se pinta con huevo batido y se espolvorea con semillas de amapola y sésamo (me quedó un poco corta la masa):




Se introduce en el horno caliente (podemos bajarlo un poco, a 160ºC) y se deja durante el tiempo necesario para que se dore, pero sin quemarse. Puede ser una media hora, aproximadamente, pero cada horno es un mundo...



Se saca del horno y se degusta caliente, o bien se deja enfriar y se come templado, a vuestro gusto!

lunes, 9 de junio de 2014

Ensalada De Brotes Verdes Con Embutidos Y Pipas



Hoy traigo una nueva ensalada que añadir a la colección. Me diréis que es un poco "calórica" por sus acompañantes embutidos y no os falta razón. El motivo es terminar con unas piezas de embutido que ocupaban mi "fondo de nevera" y que me niego a tirar. 

En mi casa no se tira comida. Ya sabéis el dicho de media humanidad se muere de hambre y la otra media de colesterol. Desconozco si será tanto, pero es cierto que tanto la que suscribe como vosotros, mis queridos seguidores, pertenecemos a la segunda y más afortunada mitad.

No me voy a poner a analizar nuestra relación con la comida, pero si es cierto que a veces no gestionamos bien la compra de alimentos y nos dejamos llevar por pulsiones, o vamos a la compra con el estómago vacío y llenamos la cesta de alimentos que luego no consumimos. 

La idea es ser imaginativos y no tirar nada, por consideración a las personas que no tienen la misma suerte que nosotros. Por eso, mi receta de hoy mezcla las sanísimas lechugas con embutidos que por sí solos, a lo mejor no comeríamos. Vivan las recetas de aprovechamiento!!



Para 2-3 personas:
  • 1 lechuga lollo rosso
  • 50 g de rúcola
  • 50 g de acelga roja (o bien una bolsa de ensalada variada que contiene diversos brotes verdes)
  • 8 lonchas de salami
  • 8 rodajas de salchichón cular ibérico
  • 8 rodajas de fuet
  • un puñado de pipas de calabaza peladas
  • una cucharada de alcaparras
  • 2 cucharadas de vinagre de vino
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 1 cucharadita de mostaza a la antigua
  • sal

Se lavan bien las lechugas, se escurren y se cortan. Se ponen las hojas de brotes en os platos, haciendo un lecho.

Se reparten los embutidos de forma estética, doblando el salami sobre sí mismo. Se espolvorean las alcaparras y las pipas por encima.

Se prepara una vinagreta con el vinagre, el aceite, la mostaza y la sal y se bate bien con un tenedor o varillas hasta que emulsione. Se salsea la ensalada en el momento de servir, para que no se ponga lacia.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...