Páginas vistas en total

sábado, 21 de septiembre de 2019

Gratinado De Calabacines Y Atún


Esta es de esas recetas fabulosas que se preparan en un momento, se rematan en el horno y en casa devoran  en un abrir y cerrar de ojos.

El calabacín es una hortaliza de lo más agradecida: es suave en su textura, nutritiva, sana y tiene un sabor muy agradable. Además su precio es barato, otro plus a su favor.
El atún en conserva es un básico en todas las despensas de todas las casas y la bechamel que lleva es más ligera al no llevar leche en su preparación.



Bueno, no me enrollo más y te cuento como se hace. Ya verás como te va a entrar el antojo...


Para 4-5 personas:
  • 2 calabacines
  • 1 rama de apio (opcional)
  • 1 cebolla dulce o cebolleta
  • 3 latas de atún en conserva
  • una pizca de pan rallado
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2-3 cucharadas de harina de trigo (unos 50-75 g)
  • 300 mL de agua de cocer los calabacines
  • 1 cucharada de nata líquida (o de leche en su defecto) 
  • queso rallados variados
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada
  • cebollino o perejil
Se pone en una olla abundante agua salada que cubra los calabacines, lavados y sin pelar, y la rama de apio. Se lleva a ebullición. En cuanto hierva se cuentan 15 minutos.


Mientras tanto, se pone el aceite de oliva en otra cazuela y se pocha a fuego suave la cebolleta picada.

Cuando estén cocidos los calabacines se sacan del agua y se reserva el caldo de cocción. Se cortan los calabacines en rodajas finas y se disponen en una fuente redonda válida para el horno.


 Se espolvorean con pan rallado para que absorban el exceso de humedad. Se dispone por encima el atún (yo le escurrí un poco el aceite para que no resultara tan grasoso el plato) desmenuzado:


Se prepara a continuación la bechamel. En la cazuela de la cebolla pochada se incorpora la harina y se remueve con una espátula o cuchara de madera hasta formar una masa:


Cuando esté bien trabada, sin restos de harina, se va añadiendo poco a poco el caldo del calabacín, haciendo que engorde la salsa:


Se añade sal, pimienta y nuez moscada y se agrega un poco más de caldo hasta conseguir la textura deseada, ni muy espesa ni muy líquida:


Se incorpora al final la cucharada de nata líquida o de leche y se vierte sobre los calabacines:


Se espolvorea la mezcla de cuatro quesos rallados y se introduce en el horno caliente a 180º C (con calor arriba y abajo) hasta que e funda el queso y quede la superficie dorada.



Se sirve de inmediato decorando con un poco de cebollino picado (con cuidado que la bechamel guarda mucho el calor)


1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...