Páginas vistas en total

sábado, 5 de septiembre de 2020

Sandwich Cubano De Solomillo De Cerdo

 


Seguro que estáis ya salivando al ver la fotografía de esta maravilla. No me extraña! Los sandwiches, bocadillos, bocatas, hamburguesas y otras guarrerías que se comen con las manos están de vicio y de vez en cuando hay que pegarse el capricho de comerlos.

La idea vino de mi hijo Álvaro que lo leyó en El Comidista (pincha aquí) y decidió que esa sería la comida que iba a preparar para cenar el día de su cumpleaños.

Él mismo se encargó de preparar para macerar el cerdo y de asarlo el día siguiente. La única aportación de Martuka fue ir a comprar los ingredientes. Resulta que en la carnicería del supermercado tenían el solomillo de cerdo ese día en oferta y decidí que esa sería la carne de cerdo elegida. No me equivoqué. Salió tierno y jugoso y sobró para el día siguiente. 


Por lo visto el origen de este maravilloso bocadillo se encuentra en la isla caribeña a principios del siglo XX. Luego lo llevaron los cubanos a Miami y a Tampa, que es realmente donde lo preparan de escándalo.


Sólo lleva cerdo marinado y asado (ese es el gran secreto de este sándwich) con jamón, queso, mostaza y pepinillos. Se prepara con pan normal y se tuesta un poco en una plancha o se le da peso para que el queso funda y se amalgamen bien los ingredientes.

No tengáis miedo de añadir los ajos que dice la receta. El marinado es clave para el éxito final.


Para el macerado del cerdo:
  • 3 solomillos de cerdo (la receta original lleva 1,5 Kg de brazuelo de cerdo o paleta deshuesada o bien cabecero de lomo)
  • 100 mL de aceite de oliva
  • 100 mL de zumo de naranja
  • ralladura de naranja
  • 8 dientes de ajo
  • el zumo de 1 limón
  • 1 cucharada de orégano
  • 1/2 cucharada de comino en polvo o molido
  • 1 taza de perejil fresco (o de cilantro)
  • 1/2 taza de menta fresca o hierbabuena
  • sal
Para los 8 bocadillos:
  • 2 barras de pan
  • pepinillos en vinagre
  • 8 lonchas de jamón cocido o asado
  • 8 lonchas de queso
  • mostaza
  • mantequilla

Se machacan en un mortero los dientes de ajo (picadlos lo más que podáis antes) con sal, orégano, comino y la ralladura de naranja.


 Cuando se haya machacado hasta convertirlo en una pasta se añade el aceite de oliva, el zumo de naranja y de limón y las hierbas lavadas y muy picadas:


Se mezcla muy bien todo:



Se salpimentan las piezas de carne y frotan bien con el marinado:


Como truco en El Comidista sugerían meter las piezas en unas bolsas de congelación para que se impregne bien la mezcla con la carne, pero no teníamos bolsas grandes de congelación en casa en ese momento y las dejamos en la fuente del horno en la que lo íbamos a asar  directamente:


Tapamos la fuente con papel film de plástico y lo dejamos en la nevera toda  la noche. Al día siguiente sacamos la carne del frigo media hora antes de asarla.

Se enciende el horno con calor arriba y abajo a 220º C. Nosotros metimos la carne en la propia fuente del adobo, pero si tenéis rejilla se puede poner en la rejilla y colocar una bandeja abajo para ir recogiendo los jugos.

Se asa media hora a 220ºC , se b aja la temperatura a 180º C y se sigue asando otra media hora. Álvaro colocó un papel de aluminio para que no se quemara la superficie de la pieza en exceso.


Este fue el aspecto de la carne asada (el otro solomillo estaba en la tabla trinchándose). Se deja envuelta en papel de aluminio para que se concentren los jugos.

Se trincha la carne en rodajas y se prepara el sandwich: se tuesta el pan cortado a la mitad en la sartén o plancha, se unta con mostaza y con los jugos de la carne, se coloca una loncha de queso y otra de jamón y una ración generosa de carne. Se ponen también los pepinillos.




Se cierra y se vuelve a tostar en la plancha o sartén con un poco de mantequilla untada, dándole un poco de presión:


Se devora de inmediato y se disfruta:




1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...