Páginas vistas en total

domingo, 29 de noviembre de 2015

Tarta De Cebolla Dulce Y Nueces (Sin Huevo)



Las tartas saladas son un básico en mi cocina. Me permite preparar algo por anticipado para poder tener el resto de la mañana libre y dedicarme a otras cosas.

Son versátiles, sabrosas, gustan a (casi) todo el mundo y cunden una barbaridad, así que, pensad en el relleno y a hornear.



Esta idea la tomé de Loleta, que decía que esta tarta se preparaba en su casa desde siempre. Aunque parezca una quiche no lleva huevos ni nata, sino una suave y cremosa bechamel.



Para 8 personas:
  • 1 lámina de masa brisa o masa quebrada
  • 4 cebollas dulces o 4 cebolletas
  • 3 cucharadas colmadas de harina de trigo
  • 500-600 mL de leche
  • aceite de oliva virgen
  • mantequilla
  • nuez moscada
  • nueces picadas
  • queso rallado (yo utilicé Grana Padano)

Se cubre el fondo de una sartén o cazuela con un poco de aceite de oliva y en él se ponen a pochar, a fuego no muy alto y despacio, las cebollas cortadas en brunoise (picadas).

Las tenemos una media hora para que se consuma su agua y se estofen lentamente. Mientras tanto ponemos a precalentar el horno con calor arriba y abajo a 200º C.

Se desenrolla la masa brisa, se adapta a un molde redondo, se cubre con papel de aluminio y con garbanzos (para que no suba la masa). Se introduce en el horno caliente y se hornea sola (esta operación se llama horneado en blanco) durante 10-15 minutos.

Mientras se hornea, retiramos la cebolla del fuego y escurrimos del aceite. Reservamos la cebolla.

En esa sartén o cazuela ponemos 3 cucharadas de aceite y una de mantequilla al fuego. Cuando esté derretida la mantequilla se añade la harina y se remueve rápidamente con una cuchara de madera (o una espátula) para formar una masa ligada y que se tueste la harina para no saber a engrudo.

Se va agregando la leche, de poco en poco, y removiendo a la vez, para ligar la salsa bechamel. Se salpimenta y se añade nuez moscada si te gusta su sabor en la bechamel.



Se incorpora la cebolla pochada a la salsa bechamel junto con las nueces picadas (un puñado) y se remueve. 

Se quita el aluminio con los garbanzos de la masa horneada y se cubre con la masa de bechamel y cebolla.

Se espolvorea con queso rallado y se vuelve a introducir en el horno unos 20-30 minutos o hasta que se dore la superficie.

Se sirve templada con un poco de cebollino picado por encima.




2 comentarios:

  1. Me encantan las tartas saladas, me he aficionado hace poco, pero cada vez preparo más. Esta tuya debe estar muy rica, me gusta lo que lleva.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mari, me alegro mucho de que te guste
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...