Páginas vistas en total

lunes, 30 de marzo de 2020

Plum Cake De Naranja Y Limón Con Semillas De Amapola


Perdonad la demora en subir alguna receta, pero en las últimas semanas mi vida ha sido un caos. El 31 de enero mi madre fue ingresada de urgencias y tras veintidós penosos, desgarradores y dolorosos días, falleció de cáncer. 

Tengo pendiente hacer una entrada de homenaje a mi madre, pues definitivamente, mi madre fue mi maestra en la cocina. Ella me enseñó las recetas familiares, cocinamos a cuatro manos y me brindó los secretos de la elaboración de una bechamel sublime, unos guisos caseros de escándalo y unos postres artesanos para chuparse los dedos.


En pleno duelo por su pérdida, sin ganas de cocinar más que lo básico para alimentarnos la familia, nos sobrevino la epidemia del coronavirus. Por ello, con el teletrabajo, las clases on-line, la logística del confinamiento y el acompañamiento a la familia por otras dos tristes pérdidas en la familia, Victorio y Paco, no he tenido tiempo para casi nada. Vaya racha, ¿verdad?

Por eso necesitaba preparar algo dulce para compensar la amargura y la tristeza de tanto dolor. :(

El sabor a cítricos es sublime. Las semillas de amapola son una licencia mía para darle un toque especial. Lo acompañé de un chocolate caliente, que era la bebida caliente favorita de mi madre. ¡Cuidado que le gustaba una buena taza!


Para 6 personas:
  • 150 g de mantequilla
  • 200 g de harina
  • 150 g de azúcar glas
  • 3 huevos
  • 1 naranja
  • 1 limón
  • 1 sobre de levadura química
  • semillas de amapola
Se precalienta el horno con calor arriba y abajo a 180º C.



Se lava el limón y la naranja y se ralla su piel. Se reserva la ralladura.

Se exprime el zumo de de los tres cítricos y se funde la mantequilla (se puede fundir en el microondas durante unos pocos segundos)



En un bol grande se ponen los huevos, el azúcar y luego la mantequilla derretida y se bate:


Se incorpora el zumo de la naranja y el limón y la ralladura. Una vez mezclados los ingredientes húmedos se añaden los secos: la harina con la levadura y por último las semillas de amapola. Se remueve bien hasta obtener una masa homogénea. 


Se pone un molde rectangular con papel de horno y se dispone la masa. Se hornea durante 30-35  minutos, aproximadamente.


Durante el horneado me puse a preparar el chocolate a la taza. Cogí una tableta Valor de Chocolate a la taza y la disolví en 1 L de leche. Se pone a fuego no  muy alto hasta que hierva, momento en que se añade una cucharadita de mantequilla y se disuelve bien en el chocolate.


Saqué el bizcocho del horno y lo dejé templar. Así también reposó un poco el chocolate y se quedó espesito, como a mi me gusta (si no os gusta tan espeso podéis añadir más leche y poner a calentar de nuevo).

PD: Cuánto te extraño mamá! El último chocolate casero que probé nos lo preparaste a hijos y nietos el día de Reyes con un roscón para repartirnos los regalos. Éste lo preparé llorando...

3 comentarios:

  1. Que trozo me comería mas hermoso.Disfruta de la cocina como yo y nuestras amigas y se nos hace mas corto este estado.Yo salgo ya nada me lo traen de el mercado y listo.Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso muy fuerte, Doris. Que se haga lo más leve posible el confinamiento.

      Eliminar
  2. Lo primero preciosa es darte el pésame por el fallecimiento de tu madre,esta dichosa enfermedad es muy dura ,creo que no hay casi familia que no haya padecido las garras de esta enfermedad.
    espero que ya estéis todos un poco más repuestos,y una buena señal es que te haya apetecido el hacernos este bizcocho tan rico........y ya si lo acompañas con un bueb chocolate calentito es todo un placer de Dioses ¡¡¡
    Muchos besitos,animo y cuídate¡¡¡

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...