Páginas vistas en total

lunes, 21 de abril de 2014

Vasitos De Sopas De Ajo con Su Jamón


Esta es una receta de aprovechamiento, pues sirve para utilizar el pan sobrante. Es un plato austero y sencillo, recio, como receta castellana que es.

Mi padre, Antonio, es un rendido admirador de estas sopas de ajo. Recuerdo, de niña, cuántas noches frías de invierno le decía a mi madre: Curri, me haces unas sopitas de ajo?

Hoy se ha levantado el día gris y tristón y me apetecían estas sopas, que son reconstituyentes y entonan el cuerpo. Les he puesto una guindilla, para darles un puntito picante que resulta muy agradable.



Para 4 personas:

  • 3/4 de barra de pan duro
  • 5 dientes de ajo
  • 1 guindilla o 
  • aceite de oliva
  • 50 g de jamón serrano picado
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 3/4 de L de agua
  • 1 huevo
  • sal

Se pone un poco de aceite en una sartén un poco honda. Se pelan los ajos y se cortan en láminas. Se doran en el aceite caliente, pero sin quemarse, pues amargarían.

Se agrega el pimentón dulce, fuera del fuego y se da unas vueltas con una cuchara de palo. Se añade el pan troceado y el jamón picado y se lleva al fuego medio, de nuevo.

Se remueve un poco el pan. Se agrega el agua, se sala y se deja que hierva y se deshaga el pan, durante unos 10 minutos. Si se queda muy seco, se agrega un poco más de agua.

Cuando el pan esté deshecho, se añade un huevo y se remueve con la cuchara de palo, para que se quede integrado como en hebras.

Se sirve recién hecha y calentita.




domingo, 20 de abril de 2014

Quiche Vegetal Y Tal



Hoy venía mi querida amiga eMi a comer a casa y, como es una veggie consumada, he decidido preparar esta delicia vegetal. Las tartas saladas y quiches son un plato estupendo para presentar, pues son muy vistosas y tienen la ventaja de prepararse en un momento.

Además, nos reconcilia con la cocina saludable ahora que tenemos que comenzar la operación bikini. Vamos allá con la receta.



Para 8 personas:

  • 1 paquete de masa brisa refrigerada
  • una bolsa de vegetales refrigerados para cocinar al vapor (los tienen en Mercadona, como en la imagen)

  • Si no disponéis de estas bolsas, entonces: 2 zanahorias, 1/4 de brécol y 1/4 de coliflor
  • 6 tomates cherry
  • 1/2 calabacín
  • 4 huevos
  • 200 mL de nata líquida
  • 100 g de pavo en fiambre
  • 100 g de queso semicurado rallado o de mozarella rallada
  • 1 pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta

Si no se tienen los vegetales preparados, se lavan el brécol y la coliflor, se raspan las zanahorias y se cuecen en agua salada durante 10 minutos.

En caso contrario, se introduce la bolsa de los vegetales cerrada en el microondas, a potencia máxima, durante 5 minutos.

Se precalienta el horno a 190º C, con calor arriba y abajo.

Se despliega la masa brisa, se aplana con un rodillo y se dispone en un molde untado con un poco de aceite, forrando bien las paredes con la pasta. Se pone un papel de horno encima y se colocan garbanzos, para hacer peso y que al hornearla unos instantes no suba la masa.

Se hornea en blanco (así se llama a la operación de hornear la masa sin relleno para que no quede muy cruda, pues necesita más cocción que la del cuajado de los huevos y la nata) durante 8-10 minutos.

Mientras, se corta el pavo cocido en dados y se bate en la batidora la nata con los 4 huevos. Se salpimenta y se añade un poco de nuez moscada. Se lava el calabacín y se cortan unas rodajas finas. Se lavan los tomatitos y se cortan por la mitad.

Se saca del horno la masa semihorneada, se retira el papel con los garbanzos y se colocan los vegetales  y el pavo por encima.



Se vierten os huevos batidos con la nata por encima, se espolvorea con queso rallado y se vuelve a meter en el horno unos 30-40 minutos o hasta que se cuaje y se dore la superficie sin quemarse. Se desmolda y se sirve caliente o tibia, según gustos.




sábado, 19 de abril de 2014

Bombas De Patata Rellenas De Carne



Desde que vi este plato en Recetas de rechupete tuve ganas de hacerlo. Estaba 100% segura de que en casa iba a triunfar, y así ha sido.

Es un poco entretenido de hacer, pero con un poco de paciencia y otro poco de maña, conseguiréis hacer estas super-croquetas de patata con sorpresa de carne picantita.

En Latinoamérica las llaman bombas de papas o bombas de carne, por el picante que contiene la carne. Mis hijos me hicieron la ola y ya me dijeron que tenía que rellenarlas con quesos variados. También se me ocurren otras farsas que pueden estar de vicio...



Para unas 10-12 bombas:

  • 1 Kg y 1/4 de patatas
  • 300 g de carne picada mezcla de ternera y cerdo
  • 6 cucharadas de salsa de tomate frito
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de ají (mezcla de especias argentina)
  • 1 cucharadita de cominos recién molidos
  • aceite de oliva virgen
  • 2 huevos para el empanado
  • harina
  • pan rallado
  • sal y pimienta

Se comienza con la cocción d las patatas en una olla con abundante agua salada, una hoja de laurel y un diente de ajo entero. Tanto el ajo como las patatas, sin pelar. Se tiene cociendo unos 20 minutos (en olla express unos 12-15 minutos)

Mientras tanto, se va preparando la carne para el relleno. Se pone un par de cucharadas de aceite de oliva en una sartén y se pocha una cebolla, cortada en dados pequeños.

Se agrega la carne picada, un diente de ajo muy picado, el ají (sustituible por una guindilla o prescindible, según gustos) y el comino muy molido. Se salpimenta y se deja que se fría a fuego no muy alto.

Se agrega el tomate frito, se remueve con una cuchara de palo y se deja unos instantes más.



Se escurren las patatas y se pelan templadas. Se ponen las patatas peladas en una ensaladera o bol grande y se machacan con un tenedor, hasta reducirlas a un puré espeso. Es el momento de rectificar de sal si están sosas.



Se trabaja con las patatas templadas, así se harán mejor las bombas, pero con la carne también templada. Para ello, cortamos un trozo de papel de aluminio, tomamos una cucharada grande de patatas y le ponemos en el centro del papel. Aplastamos suavemente con el puño y ponemos 2 cucharaditas de carne.


A continuación, levantamos los bordes del papel, a la vez que vamos haciendo una bola, de tamaño un poco inferior a una pelota de tenis.

Con la mano debajo del papel, vamos moldeando la bomba.

La ventaja del puré espeso de patatas es que podemos utilizarlo como cemento-pegamento pata cerrar la bomba. Retiramos el papel y moldeamos con las manos.Hacemos lo mismo hasta que se acaben las patatas.



Se empanan para proceder a freírlas. Primero se pasan por harina, luego por huevo batido y, por último, por pan rallado. Mientras se pone a calentar abundante aceite en una sartén honda o bien en la freidora.




Este es el aspecto de las bombas empanadas:




Se fríen en aceite bien caliente, se escurre el exceso de grasa sobre papel absorbente y se sirven inmediatamente. Con un par de bombas por comensal es suficiente. Yo las puse como plato único, acompañadas de una ensalada verde. Así había proteínas de la carne, hidratos de las patatas y vitaminas y fibra de las lechugas.



El plato explosivo:


jueves, 17 de abril de 2014

Arroz Con Leche A La Vainilla Y Naranja



Lo he vuelto a hacer! Me vuelve loca el arroz con leche y lo he preparado unos cientos de veces. Mi madre me enseñó el tradicional arroz con leche pura crema, que he ido revisando y elaborando de diferentes formas.

La base es siempre la misma: un arroz tipo bomba, al que se va añadiendo, poco a poco, la leche para que suelte el almidón y removiendo a fuego medio con amorosa paciencia.

El resultado merece la pena: un arroz con leche cremoso y con sabor sutil al cítrico que le hayamos añadido.




Para 8 personas:

  • 1 taza de té de arroz tipo bomba
  • 1,5 L de leche
  • 200 mL de nata líquida
  • 1 vaina de vainilla
  • 1 palo de canela
  •  la piel de una naranja en tiras
  • 2 cucharadas de esencia de vainilla líquida
  • 1 vaso y medio de azúcar
  • vainilla en polvo pura para espolvorear o canela molida

Se pone en una cazuela el arroz, con media taza de agua y una pizca de sal. Se deja que hierva un poco, para que suelte el primer almidón que vaya engordando el postre.

Se pela la cáscara de una naranja lavada con un pelador de patatas y se añade al arroz, junto con la vaina de vainilla y la rama de canela. Se va agregando, poco a poco y sin parar de remover con una cuchara de palo, la leche. Se trabaja a fuego medio. se incorpora la esencia de vainilla líquida.

Cuando el arroz lleva 3/4 de hora se añade el azúcar. A mi gusta muy dulce, pues luego al enfriar pierde mucho dulzor. Si queréis echar menos, al gusto.

Se añade la nata líquida y se deja que dé un hervor, r. emoviendo todo el conjunto, hasta completar la hora. En ocasiones le añado, según me recomendó Concha, mi madre, una cucharada de mantequilla al final. Esta vez lo olvidé, pero al llevar la nata no le hace falta.

Se vuelca en una fuente honda y se deja enfriar. A mi me gusta tomarlo tibio. Se espolvorea con canela molida o con una pizca de vainilla molida (poquita, pues es muy amarga si se abusa).


martes, 15 de abril de 2014

Brécol Con Tomate Y Bechamel De Queso



El brécol o brócoli es una hortaliza llenita de vitaminas y minerales. Pertenece a la misma familia que las coles y coliflores, pero es menos calórica que éstas, pues sólo aporta poco más de 30 calorías a los 100 g.

La he enriquecido con una bechamel de queso, receta que le vi a Arguiñano y me encantó. No os olvidéis de añadirle el toque de nuez moscada, que aromatiza la bechamel y le aporta un sabor exquisito.



Para 2 personas:

  • 1 brécol (pesará unos 800 g)
  • 1 taza de salsa de tomate casero
  • 1 cucharada grande de harina
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • leche (lo que os admita)
  • 50 g de queso rallado
  • nuez moscada
  • sal

Se pone agua salada en una cazuela a calentar y cuando rompa el hervor se añade el brécol, lavado y partido en troncos. Cuando se restituya la ebullición se cuentan 5 minutos de cocción.

Se pone en una sartén o cazuela pequeña el aceite (o una cucharada de mantequilla) a calentar. Se agrega la harina y se remueve bien con una cuchara de palo, hasta hacer una bola de masa ligada. Se va añadiendo, poco a poco, la leche hasta hacer una salsa no muy espesa. Se sala y se espolvorea con un poco de nuez moscada.

Se retira del fuego y se agrega el queso, moviendo hasta que se disuelva y derrita en a salsa.

Se calienta la salsa de tomate, se pone un poco en un plato, se coloca el brécol encima y se salsea con la bechamel. Se sirve inmediatamente.


lunes, 14 de abril de 2014

Macarrones Con Queso Al Estilo Americano (Mac & Cheese)



Hoy tenía en casa de invitado a otro Nacho, amigo de mi hijo Nacho, que es un joven jugador de basket de 2.02 m de estatura y un apetito digno de esa altura.

La pasta siempre es una baza segura para los adolescentes, así que fue el primer plato que decidí darles, pero adaptado al estilo americano.

Igual que en España decimos:  no sabe ni freír un huevo y es esa la primera comida que aprendemos a elaborar, en USA lo primero que ellos cocinan son los macarrones con queso.

Aunque hay miles de recetas distintas, he trasteado por la red y he leído algunas recetas, de manera que esta que os subo es una combinación de todo lo que he visto y parte de improvisación sobre la marcha.




Para 6 personas con hambre canina:

  • 450 g de macarrones o coditos (75 g por barba)
  • 750 mL de leche
  • 3 cucharadas colmadas de Maizena
  • 1 cucharada de mostaza a la antigua
  • aceite de oliva virgen
  • 20 g de mantequilla (una cucharada)
  • 1 brik de nata líquida (200 mL)
  • 200 g de mezcla de quesos rallados (que incluyan Cheddar)
  • sal y pimienta



Se pone en una olla grande abundante agua salada a cocer. En el momento en que rompa el hervor, se añaden los macarrones, se espera a que se recupere la ebullición y se cuenta un poco menos del tiempo al dente, pues se acabarán haciendo en el horno.

Se precalienta el horno con calor arriba y abajo a 200ºC.

Empezamos a preparar la salsa, que es una especie de bechamel con harina de maíz, en lugar de con harina de trigo. Podéis hacerla con harina de trigo si lo preferís.

Se pone en una cazuela el aceite de oliva (3 cucharadas) con la mantequilla. Se agrega la harina y se remueve enérgicamente con una cuchara de palo. Se incorpora, poco a poco, la leche sin parar de remover, hasta que quede una pasta ligada.

Se salpimenta y se añade la cucharadita de mostaza antigua, que le da un sabor muy agradable.



Cuando la salsa esté hecha, se retira del fuego y se añade casi todo el paquete de queso rallado (reservamos un poco para espolvorear por encima). Se remueve todo de nuevo.




Se escurren los macarrones y se ponen en una fuente de horno alargada. Se vierte la salsa por encima, dejando que impregne bien a los macarrones.

Como a mi me parece que me quedó un poco seco, utilicé un brik de nata líquida para cocinar, que calenté en la misma cazuela de la bechamel, salpimenté  y añadí una pizca más de queso. Vertí esta salsa sobre los macarrones  para que estuvieran más jugosos, pero a lo mejor a vosotr@s no os hace falta...




Se espolvorea con más queso -si, sé que es una bomba, pero un día es un día- y se pone en el horno a gratinar durante 15 o 20 minutos. Se sirve de inmediato.



domingo, 13 de abril de 2014

Torrijas De Chocolate (Chocorrijas)



Hay que mantener la cocina tradicional. Tantos años de cariño en los fogones y tantas generaciones de personas dedicadas no se pueden dejar en las manos del olvido. Otra cosa distinta es aprender de nuestra historia culinaria y avanzar, sin dejar de recordar de dónde venimos, aportando innovaciones que enriquezcan nuestro repertorio.

La gran cocinera que fue mi abuela Carmen probablemente hubiera dicho que unas torrijas de chocolate no son torrijas, que son otra cosa... Puede que si, por eso las he bautizado con el nombre de Chocorrijas.

Pues vamos allá: a la receta tradicional de mi abuela le he incorporado 2 cucharadas de chocolate puro en polvo y la ralladura de medio pomelo. A mi me han encantado.


Para 12-14 torrijas:

  • 1 barra de pan especial para torrijas (o 1 barra ancha normal)
  • 1 L de leche entera
  • 250 mL de nata líquida
  • 2 cucharadas de chocolate en polvo puro Valor
  • 1 vaso de azúcar blanco
  • ralladura de pomelo (o de naranja o de limón)
  • 3 huevos
  • 1 rama de canela
  • aceite de oliva fino para freír
  • azúcar + canela para espolvorear



Se pone en un cazo la leche con la nata, el azúcar, la rama de canela, el cacao en polvo y la ralladura a calentar.Cuando haya hervido se retira del fuego y se deja que se temple.




Se vierte la leche aromatizada en una fuente plana, pero honda y se deja enfriar. Se corta el pan en rebanadas en diagonal, para que no salgan las torrijas muy pequeñas.



Torrijas empapándose














Se introducen en la leche tibia y se deja que se empapen durante unos 10 minutos. No tengáis miedo a que se os deshagan, pues la parte central, si no queda seca.

Se sacan a un plato a que escurran la leche chocolateada sobrante. Se baten los huevos y se pone al fuego una sartén con aceite limpio.

Cuando esté el aceite caliente, se coge la torrija con una espumadera y se pasa por el huevo batido, impregnándola bien.

Se pone en la sartén y se fríe por un lado, durante 1 minuto o así. Se le da la vuelta y se deja que se haga por el otro lado.

Se sacan a un plato, sobre un papel absorbente. Se espolvorean con una mezcla de azúcar y canela, primero por un lado y luego por el otro. Se dejan enfriar y se degustan recientitas.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...