Páginas vistas en total

miércoles, 30 de julio de 2014

Tallarines Con Pollo Picado Especiado Y Verduras



Para no complicarnos la vida, es necesario en verano no trabajar en exceso y cocinar platos sencillos, rápidos y sabrosos. Si encima, combinamos en un plato único las proteínas y los hidratos, tendremos la comida resuelta en un momento.

A las deliciosas verduras veraniegas les damos un toque especiado picantito y seguro que en casa se chuparán los dedos.

Yo he usado la especia Ras el Hanout, una mezcla de especias del Magreb cuyo significado literal es "cabeza de la tienda" y que hace alusión a la mejor mezcla de especias que te puede ofrecer el comerciante.

No hay una receta única para esta deliciosa y aromática mezcla de especias: pimienta, cardamomo, canela, comino, coriandro... las posibilidades son infinitas.



Para 4 personas:
  • 300 g de tallarines
  • 1 pechuga de pollo picada
  • 1 cucharada de ras el hanout
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 puerro
  • 1 cebolleta
  • 2 tomates muy rojos
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1/2 vaso de agua
  • sal
  • perejil
  • aceite de oliva virgen

Se pone un poco de aceite en el fondo de una sartén o wok y se saltean las verduras cortadas en dados. Primero se ponen los pimientos troceados, se agrega después el puerro y la cebolleta y por último los tomates cortados en dados.

Se mantienen en el fuego durante 6-8 minutos. Se agrega el diente de ajo muy picado y la cucharada de especias. Se mueve todo con una cuchara de madera. Se añade el pollo picado y se deja que se fría unos instantes.

Se incorpora el vaso de vino y se deja que reduzca hasta que se evapore el alcohol. Se pone también el vasito de agua y se rectifica de sal. Se deja que se cocine unos minutos.

Se cuecen los tallarines según instrucciones del fabricante. Se escurren y se vuelcan sobre el pollo con verduras.

Se remueve todo y se espolvorea con perejil. Se sirve inmediatamente.




sábado, 26 de julio de 2014

La Grand Epicerie De Paris (Le Bon Marché)



Nuestra querida Paloma Gómez, madrisina o parisileña, como prefiráis, nos ha llevado hoy al paraíso de los foodies en París. Esta galería de alimentación o gran ultramarinos es una delicia para los sentidos, pues podemos hacer uso de todos ellos simultáneamente.

Aquí se pone de manifiesto el verdadero "arte de vivir" de los franceses y su manera de disfrutar de la gastronomía.

La foto que ilustra la entrada es la magnífica selección de aguas envasadas de todo el mundo y cuyos precios, en algunos casos, se elevan hasta valores indecentes...

Estas son algunos de los miles de artículos de alimentación, condimentos, productos frescos y especias del almacén. Es imposible no picar algo...

Salchichas variadas

Imaginaos cómo es su sección de quesos!!!



Con trufa, con pimentón, de vaca, de cabra, de oveja. Todas sus denominaciones presentes.





Tartas saladas, quiches, empanadas...




Pizzas, volovanes, tartaletas saladas...




Mirad qué apetitosa selección de hojaldres rellenos:




Todo tipo de salsas y condimentos de todos los países, incluso africanos...




Salsas, mostazas, vinagres y aceites... Incluso en tubo, como los cosméticos:




O como si fuera un perfume, así tratan al oro líquido o aceite de oliva. Seguro que es español, pero etiquetado y envasado en Francia.




Pensáis que existe un único tipo de sal. Pues no. La más cara es la sal rosa del Himalaya. Hay que ver, si la sal es sal (cloruro de sodio, perdón por el desliz,  pero me puede la deformación profesional).





Hasta encontramos los famosísimos JUDIONES DE LA GRANJA!! El pueblo de mis padres representado en su más famoso plato en el mismo corazón de París.




Todos los rellenos posibles para las distintas clases de pasta fresca:




Los exquisitos foies de oca y ganso:




Y los salmones ahumados de Noruega, Escocia, al gravlax...



Un mostrador dedicado por completo a los quesos de cabra. Por lo visto, en la región del Valle del Loira, sus habitantes se dedicaban casi exclusivamente a la elaboración del vino. Una epidemia de filoxera echó a perder los viñedos y las mujeres decidieron elaborar queso de cabra para subsistir. Por eso existen tantos tipos distintos.



Pero el queso sin pan no sabe igual, ¿ verdad? Miles de formas y tipos: de centeno, trigo, cereales, con olivas, nueces, pipas, pasas, ajo...



Estos cestillos contienen dim-sum. Las pastas orientales rellenas que saben tan ricas.




Pero también podéis encontrar sushi y sashimi y platos ya preparados:



O quizás os guste más el marisco, incluyendo los famosos caracoles (escargots)... a pesar de su precio.




Todo ello regado con caldos adecuados, en la planta baja:



Como es imposible abarcar todo, me voy a los postres y dulces. Una auténtica perdición:



Con fresas o frambuesas:




O de frutos rojos:




Chocolates y trufas:





Macarons de chocolate:



O especialidades bretonas:


En fin, un absoluto despliegue de productos para los paladares más exigentes y sibaritas. Os aconsejo una visita a tan gustoso lugar. ¿Dónde se encuentra? En la Rue de Sevrês 38, en el distrito 75007.

Aquí tenéis el enlace a su web para trastear un rato: pincha aquí

viernes, 18 de julio de 2014

Hamburguesa De Buey Con Cebolla Roja Y Queso Azul



Aunque a las hamburguesas se las tilde de "comida rápida" o de "comida basura", pasa como con todo. Si utilizas ingredientes de primera calidad y buena carne picada el asunto varía sustancialmente.

En otra entrada ya os hablé de las carnes de Sacramenia y de la carnicería Maribel en Segovia que despacha las carnes selectas de esta localidad. También ellos elaboran estas hamburguesas de buey que venden a restaurantes de la ciudad.

Sólo queda hacer la carne al punto que más os guste y disfrutar de una cena familiar en la que cada uno se monte la hamburguesa con los ingredientes que prefiera.




Para 4 personas:

  • 4 hamburguesas
  • 4 panes o bollitos
  • 50 g de queso azul (yo utilicé de La Peral, gracias güaje)
  • 1 cucharada de leche
  • 2 cebollas moradas
  • 1 tomate hermoso
  • unas hojas de rúcula o de lechuga
  • 4 lonchas de bacon
  • aceite de oliva

Se pone un poco de aceite en el fondo de una sartén y se rehogan despacio las cebollas cortadas en aros y salpimentadas. Se escurren y se reservan.

Se machaca el queso azul con la leche ayudado de un tenedor. Se bate hasta que quede cremoso.

Se pone la plancha o sartén a calentar. Cuando esté muy caliente, se pinta la hamburguesa con una pizca de aceite y se deja 1 minuto (o más si te gusta más hecha) por ese lado. Se le da la vuelta y se hace por el otro lado. Conviene no darle más vueltas. Se hacen el resto de igual manera.

Se tuestan ligeramente los panes en el tostador o en una plancha o sartén. Se montan las hamburguesas poniendo mayonesa y ketchup en el pan de abajo, se coloca encima la carne y se dispone el tomate, el verde, la cebolla roja y un pegote de queso azul. se degusta de inmediato.





jueves, 17 de julio de 2014

Calabacín Relleno De Verduras Y Doble Jamón



En casa somos muy calabacineros. Es una hortaliza que nos encanta y todas las semanas la comemos en alguna de sus versiones. Ya ni sé las recetas que tengo elaboradas con esta deliciosa verdura! 

Hoy os la presento más ilustrada, con un sabroso relleno del propio calabacín, pimiento verde y cebolleta y ligado con una bechamel. Como tenía en casa los dos tipos de jamón, no lo dudé: añadí ambos. La idea la tomé de un programa de Canal Cocina de Sergio Fernández.


Para 6 personas:

  • 3 calabacines
  • 1 cebolleta o cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 100 g de jamón serrano
  • 2 lonchas de jamón de York
  • 3 cucharadas de aceite
  • 2 cucharadas de harina
  • 500 mL de leche
  • nuez moscada
  • sal y pimienta
  • queso rallado para gratinar
  • aceite

Se lavan y secan los calabacines. Se corta cada uno en 3 ó 4 trozos, según tamaño y se vacían de pulpa con ayuda de una cucharilla o vaciador. Les hice unos canales con el pelador para que quedaran más "cuquis".




En una sartén se pone un poco de aceite de oliva y se pocha el pimiento verde y la cebolla, a fuego no muy alto. Se añade el calabacín troceado. Se salpimenta. Se agregan los jamones y se deja que se ablanden las verduras.

Se prepara una bechamel. Para ello, yo tomé el aceite escurrido de las verduras pochadas (unas 3 o 4 cucharadas), lo calenté y agregué 2 cucharadas de harina. Removí con una cuchara de palo y cuando estaba la masa hecha fui añadiendo la leche, poco a poco y sin parar de remover.

Se pone un poco de nuez moscada molida y se rectifica de sal. Hay que tener cuidado, pues las verduras ya tienen sal y además el jamón serrano aporta más.

Cuando está hecha la bechamel se incorporan las verduras con los jamones.



 Se rellenan los calabacines con ayuda de una cucharilla:



Se espolvorea con queso rallado (el que tengáis en casa: manchego, mozarella, emmental...) y se introduce en el horno precalentado a 200ºC unos 10 minutos o hasta que se gratine la superficie.

Se sirve inmediatamente.


miércoles, 16 de julio de 2014

Carrilleras De Ternera Al Vino Tinto



En la ciudad  de Segovia existen excelentes carnicerías, pues es tierra de buen cordero, cochinillo y ternera. En concreto, es reconocida por su fama la carne de Sacramenia, y José Mª, en su carnicería Maribel de la C/Obispo Quesada, 22 40006-Segovia, despacha las selectas carnes, morcillas y salchichas.

De niña oí la historia sobre el famoso claustro del Monasterio de Santa María la Real en las cercanías de Sacramenia y que se denominó El puzzle más caro de la historia. De ahí viene mi interés por este pueblo de nombre tan hermoso.

Cuenta la leyenda que, en 1925,  andaba por tierras españolas el magnate periodístico William Randolf Hearst (si el abuelo de Patricia Hearst, que fue secuestrada  y sufrió el Síndrome de Estocolmo, uniéndose a sus captores y a su causa) y famoso también por ser la persona en la que se basó Orson Welles para su personaje en la película homónima Ciudadano Kane.

Lo que buscaba el magnate en nuestras tierras eran antigüedades y restos arquitectónicos a precio de saldo. Un día de verano,  a nuestro protagonista se le echó la noche encima y decidió con su chófer pernoctar en el monasterio De Santa María la Real de Sacramenia. Al levantarse observó maravillado el impresionante claustro románico y decidió comprarlo, junto con el refectorio y la sala capitular.

Fachada Monasterio Sta María la Real de Sacramenia

Desmontó las estancias y los colocó en 11.000 cajas numeradas, para ser montadas en su casa americana. Durante el traslado a EEUU se cambiaron algunos números de las cajas y  por el lío y la confusión originada, decidió guardar las cajas en un almacén.

En 1952 fueron vendidas las piezas para la construcción de un nuevo monasterio en Miami, San Bernardo de Claraval. Las piezas expoliadas, así como otras procedentes de otras iglesias, escudos de armas de la Casa de Alburquerque y otros restos en piedra, configuran este singular edificio del siglo XII reproducido en Miami y usado como atracción turística.



Para 4 personas:

  • 2 carrilleras de ternera (o de vaca)
  • 2 cebollas
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro 
  • 2 dientes de ajo
  • 2 vasos de vino tinto
  • 1 vaso de agua
  • harina
  • aceite de oliva
  • 10-12 granos de pimienta negra 
  • romero
  • sal
  • arroz basmati para acompañar

Se lavan las carrilleras con agua y se dejan en reposo en un cuenco con un buen chorreón de vinagre, durante 3 minutos. Se escurren y se retiran las partes grasas.

Se secan con un papel absorbente, se salpimentan y se pasan por harina. Se pone en una sartén abundante aceite de oliva y, cuando esté caliente, se fríen las carrilleras.

Se pone en la cazuela parte del aceite de freír las carrilleras y se rehogan en él los ajos picados, las dos cebollas, el puerro y las zanahorias, también picados.

Una vez pochadas las verduras se añade la pimienta y el romero. Se añade al agua y el vino y las carrilleras reservadas. Si se hace en olla express debe ser a fuego muy bajo durante 40-45 minutos, pues con la harina corre el riesgo de pegarse al fondo y arruinar el guiso.

En cazuela tradicional debe cocinarse también a fuego bajo, pero hay que contar más tiempo, más de 1 hora desde que haga el primer chup-chup.

Pasado el tiempo, se abre la olla, se retiran los granos de pimienta y se pasa la salsa por la batidora eléctrica. Si queda muy espesa se puede agregar más agua.

Se prepara un arroz basmati hervido para acompañar y se sirven las carrilladas en una sola pieza o filete, napada por la salsa muy caliente.

Como todos los guisos, las carrilleras estén más ricas de un día para otro, pues así se asientan y la salsa se llena de melosidad.








martes, 15 de julio de 2014

Sopa De Sandía Y Naranja Con Helado De Vainilla



En estos días de tanto calor apetecen postres refrescantes que nos hidraten y nos agraden. Esta sopa fría cumple las dos funciones. Sólo tardaréis un rato en picar la sandía y la batidora eléctrica hará el resto. Ya veréis cómo sorprendéis a los vuestros.



Para 4 personas:


  • media sandía mediana
  • 1 vasito de zumo de naranja
  • helado de vainilla
  • unas hojas de menta

Se trocea la sandía, se despepita en la mediada de lo posible y se trocea en dados. 

Se vierten los dados en el vaso de la batidora, se añade el zumo de naranja y se bate enérgicamente. Si se desea se pueden añadir las hojas de menta en este momento, para que maceren en el batido de sandía. Yo las añadí al final, de forma individual, pues en casa tenemos diferentes gustos.

Se enfría en la nevera y se sirve con la bola de helado de vainilla y espolvoreado con hojas de menta o hierbabuena.

Se puede congelar y luego batirlo como un granizado. Entonces se presenta en un vaso largo o copa de helado.


lunes, 14 de julio de 2014

Judías Blancas En Vaina Con Cebolla Roja Y Cominos



Los lunes son días de comienzo: empieza la semana y los buenos propósitos. Si el fin de semana nos hemos excedido, los lunes son días para "desengrasar", empezar dietas que abandonaremos en el transcurso de la semana o hasta que llegue de nuevo el anhelado y ansiado fin de semana. Esa es mi historia permanente.

Este plato es muy sencillo, no dejéis que el nombre os engañe. Las judías pueden ser verdes y la cebolla blanca o cebolleta. Yo lo hice con unas deliciosas vainas blancas que compré en la huerta ecológica de Carmelo y le puse cebolla roja para darle más color, pero podéis simplificar la receta al máximo con las hortalizas que encontréis en vuestra frutería o mercado.



Para 4 personas:

  • 750 g de judías blancas (o verdes)
  • 1 cebolla roja
  • 1 cucharada de cominos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • sal
  • 1 diente de ajo
  • 1 hoja de laurel


Se quitan las hebras laterales de las judías, se trocean y se ponen en una olla express con abundante agua salada, el diente de ajo y la hoja de laurel. Se cuecen durante 15 minutos desde que empiece a pitar.

Se escurren del agua volcándolas en un colador grande. 

Se pone en una sartén grande el aceite y se pone a pochar la cebolla roja, picada en dados finos. Se espera hasta que esté transparente, se añade el comino molido (se reservan unos granos sin moler para agregar al final). Se da unas vueltas con la cuchara de palo, para que se integre en el sofrito.

Se añaden las judías escurridas y se rehogan durante unos minutos en el aceite con la cebolla y el comino.

Se sirven inmediatamente, con un poco de perejil y unos cominos espolvoreados.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...