Páginas vistas en total

martes, 15 de abril de 2014

Brécol Con Tomate Y Bechamel De Queso



El brécol o brócoli es una hortaliza llenita de vitaminas y minerales. Pertenece a la misma familia que las coles y coliflores, pero es menos calórica que éstas, pues sólo aporta poco más de 30 calorías a los 100 g.

La he enriquecido con una bechamel de queso, receta que le vi a Arguiñano y me encantó. No os olvidéis de añadirle el toque de nuez moscada, que aromatiza la bechamel y le aporta un sabor exquisito.



Para 2 personas:

  • 1 brécol (pesará unos 800 g)
  • 1 taza de salsa de tomate casero
  • 1 cucharada grande de harina
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • leche (lo que os admita)
  • 50 g de queso rallado
  • nuez moscada
  • sal

Se pone agua salada en una cazuela a calentar y cuando rompa el hervor se añade el brécol, lavado y partido en troncos. Cuando se restituya la ebullición se cuentan 5 minutos de cocción.

Se pone en una sartén o cazuela pequeña el aceite (o una cucharada de mantequilla) a calentar. Se agrega la harina y se remueve bien con una cuchara de palo, hasta hacer una bola de masa ligada. Se va añadiendo, poco a poco, la leche hasta hacer una salsa no muy espesa. Se sala y se espolvorea con un poco de nuez moscada.

Se retira del fuego y se agrega el queso, moviendo hasta que se disuelva y derrita en a salsa.

Se calienta la salsa de tomate, se pone un poco en un plato, se coloca el brécol encima y se salsea con la bechamel. Se sirve inmediatamente.


lunes, 14 de abril de 2014

Macarrones Con Queso Al Estilo Americano (Mac & Cheese)



Hoy tenía en casa de invitado a otro Nacho, amigo de mi hijo Nacho, que es un joven jugador de basket de 2.02 m de estatura y un apetito digno de esa altura.

La pasta siempre es una baza segura para los adolescentes, así que fue el primer plato que decidí darles, pero adaptado al estilo americano.

Igual que en España decimos:  no sabe ni freír un huevo y es esa la primera comida que aprendemos a elaborar, en USA lo primero que ellos cocinan son los macarrones con queso.

Aunque hay miles de recetas distintas, he trasteado por la red y he leído algunas recetas, de manera que esta que os subo es una combinación de todo lo que he visto y parte de improvisación sobre la marcha.




Para 6 personas con hambre canina:

  • 450 g de macarrones o coditos (75 g por barba)
  • 750 mL de leche
  • 3 cucharadas colmadas de Maizena
  • 1 cucharada de mostaza a la antigua
  • aceite de oliva virgen
  • 20 g de mantequilla (una cucharada)
  • 1 brik de nata líquida (200 mL)
  • 200 g de mezcla de quesos rallados (que incluyan Cheddar)
  • sal y pimienta



Se pone en una olla grande abundante agua salada a cocer. En el momento en que rompa el hervor, se añaden los macarrones, se espera a que se recupere la ebullición y se cuenta un poco menos del tiempo al dente, pues se acabarán haciendo en el horno.

Se precalienta el horno con calor arriba y abajo a 200ºC.

Empezamos a preparar la salsa, que es una especie de bechamel con harina de maíz, en lugar de con harina de trigo. Podéis hacerla con harina de trigo si lo preferís.

Se pone en una cazuela el aceite de oliva (3 cucharadas) con la mantequilla. Se agrega la harina y se remueve enérgicamente con una cuchara de palo. Se incorpora, poco a poco, la leche sin parar de remover, hasta que quede una pasta ligada.

Se salpimenta y se añade la cucharadita de mostaza antigua, que le da un sabor muy agradable.



Cuando la salsa esté hecha, se retira del fuego y se añade casi todo el paquete de queso rallado (reservamos un poco para espolvorear por encima). Se remueve todo de nuevo.




Se escurren los macarrones y se ponen en una fuente de horno alargada. Se vierte la salsa por encima, dejando que impregne bien a los macarrones.

Como a mi me parece que me quedó un poco seco, utilicé un brik de nata líquida para cocinar, que calenté en la misma cazuela de la bechamel, salpimenté  y añadí una pizca más de queso. Vertí esta salsa sobre los macarrones  para que estuvieran más jugosos, pero a lo mejor a vosotr@s no os hace falta...




Se espolvorea con más queso -si, sé que es una bomba, pero un día es un día- y se pone en el horno a gratinar durante 15 o 20 minutos. Se sirve de inmediato.



domingo, 13 de abril de 2014

Torrijas De Chocolate (Chocorrijas)



Hay que mantener la cocina tradicional. Tantos años de cariño en los fogones y tantas generaciones de personas dedicadas no se pueden dejar en las manos del olvido. Otra cosa distinta es aprender de nuestra historia culinaria y avanzar, sin dejar de recordar de dónde venimos, aportando innovaciones que enriquezcan nuestro repertorio.

La gran cocinera que fue mi abuela Carmen probablemente hubiera dicho que unas torrijas de chocolate no son torrijas, que son otra cosa... Puede que si, por eso las he bautizado con el nombre de Chocorrijas.

Pues vamos allá: a la receta tradicional de mi abuela le he incorporado 2 cucharadas de chocolate puro en polvo y la ralladura de medio pomelo. A mi me han encantado.


Para 12-14 torrijas:

  • 1 barra de pan especial para torrijas (o 1 barra ancha normal)
  • 1 L de leche entera
  • 250 mL de nata líquida
  • 2 cucharadas de chocolate en polvo puro Valor
  • 1 vaso de azúcar blanco
  • ralladura de pomelo (o de naranja o de limón)
  • 3 huevos
  • 1 rama de canela
  • aceite de oliva fino para freír
  • azúcar + canela para espolvorear



Se pone en un cazo la leche con la nata, el azúcar, la rama de canela, el cacao en polvo y la ralladura a calentar.Cuando haya hervido se retira del fuego y se deja que se temple.




Se vierte la leche aromatizada en una fuente plana, pero honda y se deja enfriar. Se corta el pan en rebanadas en diagonal, para que no salgan las torrijas muy pequeñas.



Torrijas empapándose














Se introducen en la leche tibia y se deja que se empapen durante unos 10 minutos. No tengáis miedo a que se os deshagan, pues la parte central, si no queda seca.

Se sacan a un plato a que escurran la leche chocolateada sobrante. Se baten los huevos y se pone al fuego una sartén con aceite limpio.

Cuando esté el aceite caliente, se coge la torrija con una espumadera y se pasa por el huevo batido, impregnándola bien.

Se pone en la sartén y se fríe por un lado, durante 1 minuto o así. Se le da la vuelta y se deja que se haga por el otro lado.

Se sacan a un plato, sobre un papel absorbente. Se espolvorean con una mezcla de azúcar y canela, primero por un lado y luego por el otro. Se dejan enfriar y se degustan recientitas.




sábado, 12 de abril de 2014

Picsa (Pizza Argentina En Madrid)



No hay plato internacional que aparezca en mayor número de locales en el mundo ni tenga más seguidores que la pizza.

Da igual la ciudad en la que te encuentres, una pizza siempre es una buena opción para matar el gusanillo del hambre. Siempre será magnífica degustada en Italia, pero hay muy buenas versiones en otros lugares del planeta.

La de hoy es una pizza al estilo argentino degustada en un local recién abierto en Madrid. Se encuentra en el barrio de Chamberí, en la calle Ponzano, 76 y tiene aspecto de acogedor espacio urbano-industrial.





El nombre procede de la pronunciación de la palabra pizza por parte de los argentinos  "picsa", aunque mi sobrina Patricia también lo pronuncia así.

La pizzería recrea el ambiente de un local así en Buenos Aires, donde se sale a degustarla con amigos y sin reserva. Así, tuvimos que esperar un poco, bebiendo una muy rica cerveza de barril en un ambiente un poco ruidoso.

Comenzamos con un entrante o mezze a la argentina.Probamos unas berenjenas en escabeche muy ricas:


Las pizzas no son de masa fina, como las italianas, sino gordita y esponjosa, tipo focaccia. Pedimos dos de ellas, para compartir, pues son generosas de ración.

Cada pizza para dos personas se puede pedir de dos gustos, con una mitad de cada tipo.

Los chicos pidieron una de queso scamorza ahumado con jamón cocido, mirad qué pintaza:



Y nosotros Pedimos una de dos gustos: la de morrones y rúcola, con tomate, queso Picsa (mezcla de tres quesos fundidos), pimientos asados, grana padano, ajo arrebatado, rúcula y aceitunas negras y la otra mitad Napolitana, con tomate, queso Picsa, tomate cherry grandote, berenjena asada, ajo, albahaca y aceituna arbequina.



La verdad es que estaban de vicio, muy sabrosas y contundentes, con mucho ingrediente y masa crujiente, pero esponjosa horneada en horno de leña.

Nos quedan otras especialidades por probar, la de queso azul con trompetas de la muerte, la calabresa con piparras y chorizo picante... asi que: volveremos!!

viernes, 11 de abril de 2014

Albóndigas De Pollo En Salsa



Ya tenemos a los niños con vacaciones escolares. Ahora a pensar las comidas que les hacemos todos estos días festivos. Lo que si está claro es la falta de complicación: necesitamos platos sencillos, vistosos, con pasta a ser posible y carnes magras que constituyan un plato único.

Estas albóndigas no solo gustan a los más pequeños. En casa, como los míos son ya mayorcillos, les he añadido un puntito de picante que les va genial. Ni que decir tiene que cada uno de mis hijos comió su docena de albóndigas. A este paso me tienen que ingresar la nómina en el supermercado...




Para 6-8 personas:

  • 2 pechugas de pollo picadas (pedidle a vuestro pollero que os las pase por la máquina)
  • 1 loncha gordita de jamón serrano 
  • 1 huevo
  • 1 rebanada de pan de molde blanco
  • la leche necesaria para empapar esa rebanada
  • 4 dientes de ajo
  • 1 guindilla o cayena (opcional, solo si las queréis picantes)
  • 100 mL de aceite de oliva
  • 1 cebolleta hermosa (o una cebolla)
  • 2 zanahorias
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 l de caldo de pollo (sobrará algo)
  • unas hebras de azafrán
  • perejil
  • harina

Se pelan 3 dientes de ajo y se cortan en láminas. Se pone el aceite en una sartén a calentar, con fuego no muy fuerte, y se añaden los ajos picados y la guindilla o cayena. Se deja que se rehoguen sin quemarse. Se retiran los ajos laminados y se reserva el aceite aromatizado.



Mientras tanto, se bate el huevo en un bol grande, se agrega la carne de pollo, la rebanada de pan desmenuzada y empapada en leche, perejil picado, el jamón cortado en dados muy pequeños y el otro diente de ajo muy picado. Se sala y se remueve bien todo para que se impregne toda la carne de los ingredientes.



Se preparan las albóndigas. Para ello se pone un poco de harina en una taza de té y se añade una cucharadita de carne. Se agita la taza con movimientos circulares para que la harina se impregne por toda la albóndiga, a la vez que adquiere forma circular. Así lo hacía mi madre y yo lo sigo haciendo.

En el aceite aromatizado de ajo y guindilla se van friendo las albóndigas despacio, a fuego no muy alto. Se escurren de aceite y se ponen en una cazuela.



En el mismo aceite de las albóndigas se pocha o rehogan las 2 zanahorias peladas y picadas en dados pequeños y la cebolla. Se deja que se ablanden las verduras sin tostarse.



Se agrega un poco de perejil picado y el vaso de vino blanco y se deja que se evapore el alcohol. Se añade una cucharada de harina y se remueve con la cuchara de palo, como si se fuera a hacer una bechamel.

Cuando quede una masa homogénea se añade una taza de caldo y se remueve todo muy bien. Se agrega luego otra más, junto a unas hebras de azafrán machacadas previamente en el mortero.

Se vierte la salsa sobre las albóndigas reservadas en la cazuela y se dejan a fuego no muy alto unos minutos, para que e trabe la salsa y las albóndigas se impregnen bien.

Si es necesario se añade más caldo de pollo.

Se cuece una pasta larga, en este caso yo puse spaguetti, y se sirven, muy calientes, acompañadas de ésta.




miércoles, 9 de abril de 2014

Bizcocho De Nesquik Y Nutella




Mis hijos son adictos a estos dos ingredientes. Les encanta la leche con Nesquik y la Nutella untada en el pan. Si las reúnes en un solo bizcocho entonces la mezcla será sublime. La textura resulta como un brownie, pero más dulce y contundente.

Resulta rápido de hacer pues se utiliza la medida de un vaso de cristal de Nocilla o similar para su realización. El horneado, sin embargo es más lento y lleva casi una hora.

 El bizcocho pasó por el control de calidad más exigente: mis dos hijos llevaron cada uno a su recreo escolar varios trozos de bizcocho que repartieron entre sus amigos y yo llevé tres trozos a mis queridas compañeras de mus diario (si, confieso que juego al maravilloso juego del mus en la pausa del recreo). ¿El resultado? Un mensaje en el móvil de mi hijo Álvaro que me decía : Mamá has triunfado con el bizcocho y una ola de mi hijo Nacho como homenaje. Mis compis de mus prometieron hacerlo porque les encantó...

Ya tenéis un bizcocho triunfador para los cumpleaños de los más pequeños, pues podéis cubrirlo con Nutella o con Lacasitos, con lo que más os guste o lo que decidan los homenajeados.




Para 8-12 porciones:

  • 4 huevos
  • 1 y 1/2 vaso de harina
  • 1 y 1/2 vaso de azúcar
  • 1 vaso de Nesquik (o de Cola-Cao)
  • 1/2 vaso de aceite fino
  • 1/2 vaso de leche
  • 1 sobre de levadura tipo Royal
  • Nutella (o Nocilla)
  • cacao puro en polvo para decorar



Se baten los huevos en un bol grande y se agrega el azúcar, la leche y el aceite, es decir, primero mezclamos los ingredientes húmedos. Batimos bien con unas varillas manuales.




Agregamos después los ingredientes secos: el vaso de Nesquik y la levadura mezclada con la harina, poco a poco.



Se prepara un molde alto desmontable. Si tenéis papel de hornear, cubrid el molde con uno, añadid la masa e introducidlo en el horno caliente a 180ºC con calor arriba y abajo. Si no tenéis papel de hornear untad el molde con mantequilla y espolvoreado con un poco de harina.



Se mantiene en la parte inferior durante 50-60 minutos. Si se os tuesta mucho por arriba podéis poner un papel de aluminio en la superficie.

Se desmolda. Se deja templar y cuando esté tibio se corta por la mitad transversalmente (en horizontal) y se unta con una buena capa de Nutella.



Se pegan los dos trozos de bizcocho y se espolvorea con cacao puro en polvo.


lunes, 7 de abril de 2014

Cocochas De Bacalao Al Pil-Pil (Kokotxas)



¡Cómo me gusta el bacalao! Y más si son sus kokotxas! Y más si están al pil-pil!! Este emblemático plato de la cocina vasca se elabora con los lomos del bacalao o bien con las cocochas.

Por si no sabéis de dónde sale esta exquisita carne de pescado (quizás las más famosas sean las cocochas de merluza) os diré que están justo bajo la barbilla del pez. Serían el equivalente a las carrilleras del cerdo o la ternera. Es una carne dura, melosa y sin espinas, con una textura inigualable.

Mi pescadero Domingo me las ofreció y no pude resistir la tentación... Sólo cogí medio kilo, pues temía que a los más pequeños de la familia no les gustaran, pero fallé: se hubieran comido otro medio kilo sin problemas.

Sólo hay que trabajar con paciencia, en frío dando un buen meneo de vaivén a la sartén o cazuela de barro para que espese la salsa y agenciarse con una buena buena barra de pan para mojar.

Vivan las kokotxas!!!



Para 3-4 personas:


  • 500 g de cocochas de bacalao frescas
  • 6 dientes de ajo
  • 2 guindillas o cayenas
  • aceite de oliva virgen extra de muy buena calidad
  • sal
  • perejil

Se lavan las cocochas y se limpian, retirando la membrana que tienen adherida, con mucho cuidado, pues son muy delicadas. Es una piel blanca, muy pegada a la carne. Mirad en la foto, antes y después de limpiarlas.



Se pelan los ajos y se laminan en trozos finos. Se pone en una sartén o cazuela abundante aceite de oliva a calentar y se añaden los ajos y las guindillas. Se deja que se doren sin quemarse.

Cuando estén doraditos se retiran y se deja un poco de aceite, dejando templar el resto en una taza. Se rehogan las cocochas dos minutos, uno por cada lado. Con ese tiempo es suficiente para que se hagan.

Se retira la sartén o cazuela del fuego y se va añadiendo, poco a poco, el aceite templado de la taza reservada, moviendo a la vez la sartén con un vaivén hacia delante y hacia atrás.

Se va ligando la salsa, mientras las cocochas sueltan la gelatina y se sigue agregando el aceite templado. Según Arguiñano, se agrega también una cucharada de agua fría y se sigue moviendo la sartén o cazuela.

Cuando la salsa esté ligada el pil-pil ya está preparado. Se emplata, salseando por encima y decorando con las láminas de ajo reservadas, las guindillas y una ramita de perejil.



También presento esta receta al Concurso Mejores Recetas de Bacalao de Lazy Blog, pincha aquí

A ver si tengo suerte y gano alguna de las magníficas cestas que dan de premio, patrocinado por Genuinus, una página web dedicada a la venta de productos frescos on-line, mira qué delicias: pincha para ir a Genuinus
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...