Páginas vistas en total

sábado, 30 de marzo de 2013

Galletas María Fritas Con Mermelada


Las galletas María son un clásico de los desayunos y meriendas españoles. La tarde de ayer, Viernes Santo, no paraba de diluviar en La Granja de San Ildefonso (Segovia, España) y por eso, decidimos preparar una merienda con chocolate para que los más pequeños aguantaran en casa.

De repente recordé estas deliciosas "galletas fritas" que me transportaron inmediatamente a mi infancia. Mi madre decía que, puede que no las hiciera desde hace, lo menos 30 o 35 años, pero nos pusimos a ello. Además, nos permitió "reciclar" el aceite de freír utilizado para las torrijas, con sabor dulce.

La galleta María fue una creación de la fábrica inglesa Peek Freaks, con sede en Londres, en el año 1874. Las galletas dulces (llamadas Marie biscuits en inglés) se elaboraron para conmemorar los esponsales del hijo de la Reina Victoria con la Gran Duquesa María de Rusia.

En España se hicieron muy populares a partir de la Guerra Civil. Aquí solemos acompañar a las natillas de una galleta María. Las galletas fritas, que podéis rellenar con vuestra mermelada favorita, son un plato dulce barcelonés.



  • un paquete de galletas María normales (que no sean "doradas")
  • un frasco de mermelada de frambuesa, fresa, albaricoque o vuestra favorita
  • azúcar glas para espolvorear
  • aceite de oliva para freír
  • canela (opcional)

Se pide a los niños que unten una galleta con la mermelada elegida y la cubran con otra, aplastando un poco el "sandwich" de galletas.

Se calienta el aceite de oliva y, cuando esté caliente, pero sin llegar a humear, pues se corre el riesgo de que las galletas se quemen, se incorporan las galletas. Se fríen brevemente por los dos lados y se retiran con una espumadera.

Se ponen en una fuente cubierta con papel de cocina, para que absorban el aceite sobrante. Se pide a otro niño que las espolvoree con azúcar glas. Se puede también añadir canela molida, si se desea. Se intenta comer sólo una, pero es casi imposible...



El precioso plato es un único ejemplar que queda de la vajilla de bodas de mi abuela Flora y como habréis adivinado pertenece a La Cartuja de Sevilla.


4 comentarios:

  1. Sencilla receta pero deliciosa, la cosa es que no la he puesto nunca ...es posible jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Doris, llevaba sin comer estas deliciosas galletas fritas desde hace, lo menos 30 años.

      Me han transportado a mi infancia directamente... jajaja

      Eliminar
  2. Fácil y rico, yo les suelo untar nocilla! Un saludo desde El recetario de Elena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea, Elena. A los niños seguro que les encantará!!

      Un beso, Martuka

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...