Páginas vistas en total

domingo, 3 de noviembre de 2013

Arroz Meloso Con Trompetas De La Muerte



Estas deliciosas y apreciadas setas tienen un nombre tan poco afortunado, Trompetas de los Muertos o trompetas de la muerte (Craterellus cornucopioides), que me comentó mi frutero Roberto ayer al comprarlas que tuvo que quitar el cartel porque espantaba a los clientes.

A mi me dio un subidón cuando las vi, pues hacía muchísimo tiempo que no las comía y encontrarlas frescas me alegró aún más el sábado otoñal del Puente de los Santos.


Inmediatamente me vino a la cabeza la imagen y el sabor memorable de un arroz espectacular que comí en Barcelona, en concreto en el restaurante El vell Sarriá, elaborado con estas setas aromáticas con un ligero sabor a trufa.

Eso es lo que os traigo hoy. Un arroz meloso, tipo rissotto,con el caldo de las setas hervidas y con el toque de una harina de setas (setas deshidratadas y desecadas pulverizadas) que compré en el Mercado de la Boquería, probablemente, el mejor mercado del mundo.

Si no tenéis la harina de setas, lo cual será lo más normal pues no sois unos "frikis" como yo, no es problema. En lugar de añadirla al sofrito, podéis sustituirlo por una copita de vino blanco y dejarlo reducir.

Si tampoco encontráis las setas frescas tampoco desistais de hacer la receta, pues las venden en frascos de cristal o en botes desecadas y deshidratadas en sitios de delicatessen o en El Corte Inglés.




Para 4 personas:
  • 400 g de arroz especial melosos y caldosos de SOS (o de arroz tipo bomba)
  • 150 g de trompetas de la muerte frescas (o un bote de setas secas)
  • una cebolla morada
  • una cebolleta pequeña blanca
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharaditas de polvo de setas (sustituible por un vasito de vino blanco)
  • aceite de oliva
  • una cucharada de mantequilla
  • sal

Si las setas son secas, se hidratan previamente en un poco de agua. Se pone al fuego un cazo con 1 lL de agua con sal y se añaden las setas. Se deja que cuezan durante unos 15 minutos.

Se pone en la cazuela un fondo de aceite y se pochan las cebollas hasta que estén transparentes. Se agrega el diente de ajo muy picado y se rehoga con las cebollas. En este punto yo agrego el polvo de setas, pero podéis poner el vasito de vino blanco y dejar unos minutos hasta que el alcohol evapore.

Se escurren las setas, SIN TIRAR EL CALDO, y se añaden al sofrito de ajo y cebolla. Se dan unas vueltas y se agrega el arroz. Se deja que se impregne del aceite moviendo con una cuchara de palo.



Se mantiene el caldo de setas templado y se va agregando, poco a poco, al arroz. La temperatura no debe ser muy alta, ni las prisas compañeras de viaje. Hay que ir añadiendo el caldo poquito a poco, para que vaya soltando el arroz el almidón y quede cremoso.

Todo el proceso debe llevarnos unos 20 minutos largos. Cuando probemos el arroz y esté en su punto (ni blando, que destrozaría el plato, ni duro, aunque tiene arreglo añadiendo un pelín más de caldo de setas), se agrega la mantequilla y se da unas vueltas para que se  incorpore por completo.

Hay quien le añade un poco de queso parmesano o Grana Padano rallado en este punto, pero yo preferí el sabor intenso y único de las setas.

Se sirve de inmediato y se disfruta con una copa de Rioja. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...