Páginas vistas en total

lunes, 7 de julio de 2014

El Cochinillo De José María En Segovia



Este magnífico restaurante es un clásico de la ciudad de Segovia (España). En mi adolescencia y juventud era una parada obligatoria los fines de semana en la ruta de los bares por la ciudad romana. Sus torreznos y escabeches que acompañan a un riquísimo Ribera del Duero- el  Pago de Carraovejas -en la entrada del bar, tipo mesón,  forman parte de mi memoria gustativa y olfativa.

Barra del bar-mesón
Este es su famoso vino, cuyo viñedo y bodega se sitúa en Peñafiel (Valladolid):



José María Ruíz Benito es el alma máter de esta casa de comidas, abierta en 1982 en el corazón del casco viejo segoviano, junto a la plaza Mayor. Su cocina basada en la tradición ancestral castellana de corderos y cochinillos lechales destaca por su honestidad y respeto a los ingredientes de la tierra.

Bodegón en el comedor principal

Nada más sentarnos en su mesa, mientras leíamos su extensa carta con cocina tradicional y renovada, podíamos degustar una crema de queso manchego:



Elegimos de entrante unas verduras segovianas al natural en crujiente de tempura y miel de caña. Sus verduras ecológicas estaban muy ricas:



También pedimos una ensalada de la huerta para acompañar al manjar que era objeto de nuestra visita: el cochinillo lechal asado. En la carta aparece como Cochinillo de nuestra corte y hornada denominación Marca de Garantía Cochinillo de Segovia. Este es el aspecto de la vianda:


Si deseáis conocer más sobre esta tierna y lechosa carne os remito al enlace de su página web, donde nos ilustra sobre todo lo relacionado con el cochinillo segoviano (pincha aquí)

La ternura de la carne hace que se pueda cortar con un plato. No es un postureo o una pose de josé María. Él tuvo la gentileza de enseñarme cómo se corta el cochinillo con un plato, aunque he de confesar que al ser la primera vez que lo hacía el resultado fue la rotura de la fuente de barro en la que se asa el cochino.




José María en plena explicación

Mirad qué ternura y jugosidad tiene la carne del cochinillo asado, simplemente, con agua y sal.

En primer plano la oreja hueca, un manjar

Para finalizar con otro clásico segoviano degustamos la Tarta ponche con crema de vainilla y helado y otro postre más novedoso, el chocolate en tres texturas con gominola de albaricoque.





Para acompañar los postres, José María nos ofreció un vino dulce de reciente elaboración, el Verdling:



No puedo más que recomendaros esta casa, donde os acogen con hospitalidad y os ofrecen lo mejor. Para más información éste es el enlace a su web. Mil gracias José María!!!!


4 comentarios:

  1. Y es que yo creo que allí esta todo bueno ummm, enhorabuena sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, en Segovia todo es bueno!!

      Eliminar
  2. Tendrías una comida estupenda porque no hay más que verla! He estado en Segovía y no hay mejor plato que el cochinillo. En cuanto al vino también lo conozco , por aquí es difícil encontrarlo ya que tienen una producción muy corta pero en cuanto tengo ocasión me hado de una botella . Un beso y he pasado un buen rato leyendo tu entrada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes ocasión ve a José María aunque sólo sea para tomarte una copa de su vino con una tapa!! Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...