Páginas vistas en total

martes, 2 de marzo de 2021

Ensalada De Pimientos Asados Con Ventresca De Atún

Esta receta es muy sencilla y el sabor es espectacular. Sólo requiere de un tiempo para asar los pimientos en el horno, dejarlos enfriar y pelarlos para quitar las pieles.

El resto es elegir una buena conserva de atún, en este caso ventresca, que es una parte muy jugosa del pescado, un aliño con ajo y un aceite de oliva virgen de calidad.

La ventaja de asar verduras en el horno es que requieren escasa preparación y puedes hacer otras cosas mientras se están cocinando. También son muy sanas al tener poca carga calórica.

Yo aprovecho para asar tres piezas grandes y guardo también los sobrantes para guarnición.

Ya ves que el aspecto es fantástico, o sea, no pongas excusas para no relamerte con unos pimientos rojos deliciosos. Otra opción es comprar también unos buenos pimientos asados en conserva o cristal y ahorrarte el paso del horno.

En cualquier caso: ¡no te prives y pimientízate!

Para 2 personas:

  • 3 pimientos rojos hermosos
  • 2 latas de ventresca de atún de buena calidad
  • aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • ajo molido (o fresco si lo prefieres muy picado)
  • sal
  • cebollino picado
Se precalienta el horno con calor arriba y abajo a 180º C. Se lavan los pimientos y se colocan en una fuente de horno sobre un poco de agua. Se espolvorean con un poco de sal y un chorreón de aceite por encima.

Se introducen en el horno caliente y se mantiene durante 20 minutos o media hora. Se les da la vuelta y se deja que se asen por el otro lado. 

Aunque notes que la piel se ennegrece, no pasa nada pues luego se retira esa piel. De todas formas, si no te gusta ese tono puedes tapar con un papel de aluminio.

Se mantienen otros 20 minutos o media hora y se sacan del horno. Se dejan enfriar y se pelan para quitar las pieles y se retiran los pedúnculos y las semillas.

Se cortan en tiras y se aliñan con ajo, sal y aceite de oliva.


Se disponen en un plato en tiras y se ponen acaballados los trozos de ventresca enteros. Se espolvorean con sal de ajo y cebollino fresco cortado y se vuelve a aliñar con una pizca más de aceite.

A mi me gusta comerlos tibios, pero se pueden guardar en la nevera y sacarlos para tomarlos fríos si os gusta más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...