Páginas vistas en total

miércoles, 2 de mayo de 2012

Galletas Belgas


Realmente, creo que abrí este blog por incluir esta maravillosa receta y, de paso, hacer un homenaje a mi abuela Carmen.

Hoy escribo mi entrada número cien y aprovecho que este sitio va rodando y que me encuentro más suelta para celebrarlo compartiendo la  joya de la corona de las recetas de mi familia.

Estas galletas se llevan elaborando en mi casa desde hace más de 75 años. Mis abuelos, Carmen y Narciso, vivían en La Granja de San Ildefonso (Segovia, España) donde se encargaban de la Oficina de Teléfonos del pueblo. Mi abuelo, además trabajaba en la emblemática fábrica de vidrio de la localidad.

Carmen era una magnífica cocinera y siempre aprovechaba cualquier oportunidad para aprender nuevas recetas y elaboraciones. Preguntaba a los cocineros del vecino Hotel Europeo y no le importaba la dificultad de las preparaciones. Era una mujer excepcional: trabajadora infatigable (nunca tuvo vacaciones ni conoció el mar), adelantada a su época, risueña (siempre tenía una sonrisa para todos), sabia y carismática.

En los años 30 del siglo pasado, llegaron a la fábrica del Real Sitio unos artesanos manchoneros procedentes de Bélgica.  Eran unos trabajadores del vidrio que hacían los manchones o formas de vidrio cilíndricas que luego se recortaban para producir vidrio plano. Ellos trajeron la receta de estas galletas que recuerdan a los gaufres, aunque sólo en la forma.

El problema era disponer del molde adecuado para poder realizar las galletas. En los años sucesivos se fabricaron los moldes de hierro fundido en la fundición de la fábrica, pues también realizaban los moldes para los recipientes de cristal que luego se llenaban del  vidrio fundido.

El molde en el que se hacen las galletas y que podéis ver en la foto de abajo tiene unos 70-75 años y pertenecía a mi abuela Carmen. Sin él es imposible hacer estas extraordinarias galletas, aunque os voy a proporcionar la receta de igual manera. Creo que venden unos moldes eléctricos para gofres en los que se pueden hacer las "belgas", como las llamamos en casa, pero el resultado no es el mismo, obviamente.



La elaboración de las galletas es todo un ritual. El día anterior hay que preparar la masa y dejarla enfriar un día entero en el frigo (incluso si se congela la masa y se saca una hora antes de hacer las galletas se preparan mejor). Mi madre, Concha, nos regañaba siempre porque veía la marca de los deditos en la masa. Está tan deliciosa aún cruda que mis hermanos, mi hermana y yo no podíamos evitar la tentación de "probar" la masa aunque dejáramos la prueba del delito.

Una vez que te has puesto con ellas hay que contar con dos o tres horas de amorosa paciencia por delante, pues salen unas 120-130 galletas y como veis en la fotografía se hacen de dos en dos. Claro, ya habréis hecho la cuenta: hay que mover el molde, que pesa un poquito, unas 260 veces como poco.

Cuando yo era niña, me encantaba regresar del colegio y que desde el portal de mi casa ya oliera a "belgas".

Mis queridas amigas del cole siempre deseaban que llegara la fecha de mi cumpleaños. Eso suponía una merienda que consistía en una chocolatada con belgas. ¿Os imagináis el placer del chocolate Valor inundando los agujeritos de las galletas?




  • 500 g de mantequilla
  • 8 huevos
  • 500 g de azúcar
  • 1 Kg de harina
  • medio frasco de vainillina azucarada
  • una cucharadita de vainilla pura molida

Se deshace la mantequilla calentando suavemente y se mezcla con el azúcar. Se bate un poco y se van añadiendo los huevos, de dos en dos, y batiendo con la batidora eléctrica hasta que la consistencia sea cremosa.

Se va añadiendo la harina, poco a poco, y se va mezclando mientras la batidora nos lo permita. Se incorpora la vainillina y la vainllla pura molida y se liga con una espátula de madera, moviendo desde las paredes del recipiente hasta el interior.

Se mete la masa en la nevera durante un día. Al día siguiente se pone a calentar el molde, siempre en cocina de gas (es otro de los inconvenientes, me tengo que ir a casa de la tía Carmina que aún conserva el gas en su cocina porque se resiste a dejar de hacer las galletas belgas -gracias Carmina-). Se unta el interior del molde con un poco de tocino blanco, para que no se peguen las galletas.

Mientras vamos haciendo bolitas de masa con una cuchara como las de la foto siguiente:


Se van moldeando con la cuenca de las manos y se van disponiendo en el molde, de dos en dos. Se espera un instante y se les da la vuelta para que se hagan por el otro lado. Se dejan enfriar en la encimera.

Como podéis observar el resultado es espectacular y el sabor, ni os cuento!!

Como homenaje a las mujeres de mi familia y con  agradecimiento infinito por hacernos la vida más grata y feliz a todos los que estábamos a su alrededor...

19 comentarios:

  1. Que bonito.... Tenemos que conseguir que la tradicion no se pierda... pero con la vitro me temo que no podemos usar el molde, aunque lo heredemos.... eso si dentro de 2000 años....
    Besos a la primera generacion.... y tambien al varon de la saga Alvarez, Tonono, que no las cocina.... pero se las come como un campeon (si son acompñadas por una oncita de chocolate mejor).

    ResponderEliminar
  2. Gracias, sister!!

    Tú mejor que nadie entiendes lo que significan para nosotras estas galletas.

    Yo, por mi parte, estoy dispuesta hasta a comprar un infiernillo para hacerlas o lo que haga falta... jajaja

    (Pero que nadie se equivoque, el molde-joya no está a la venta, eh!!)

    ResponderEliminar
  3. Sobrina, Marta: Muchas gracias por los elogios que haces de mi madre -tu abuela- Carmen. La verdad que mi madre, "la de teléfonos" era querida en todo el pueblo La Granja ¡por algo sería!
    A mi otra sobrina, Meli, la he de recordar que yo también las hacia, bien moviendo la masa, bien dando vueltas al molde y, entre vuelta y vuelta, alguna no llegaba a la bandeja

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a ti, Tonono.

    No dudo de que ayudaras a la abuela a hacer las belgas, pero lo que desde luego no te discuto es que muchas galletas no llegaran a la bandeja... jajaja (siempre fuiste el goloso en superlativo de la familia: "golosón" como te dicen tus hijas)

    Ah y Viva la madre que te parió!!!

    ResponderEliminar
  5. Que grande tu abuela Carmen, Martuki. La de buenos momentos que hemos pasado y degustado gracias a ella. Y sin olvidarme de tu Mami y tu tía Carmina que debían de acabar locas después de hacernos esas tandas de espectaculares galletas...

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Nurienka por acordarte de esas maravillosas tardes de chocolatada con belgas de nuestra niñez!!

    ResponderEliminar
  7. Estas galletas son... alucinantes no, lo siguiente. Como tu generosidad, Martuka, siempre.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Emi!!!

    Ya sabes que estas deliciosas galletas son tan importantes para mi que no he podido dejar de utilizar la foto de una de ellas como mi foto de perfil de facebook... jajaja

    Vivan las belgas!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Marta,
    acabo de descubrir tu blog buscando la receta de las deliciosas waffles o belgas como tu las llamas. Que bonito recuerdo el de tu abuela y que bonita la herramienta para hacer las galletas. Yo voy como loca para encontrar a alguien que vaya a Bélgica y me traiga una pero de momento no ha habido suerte :(
    Con tu permiso me quedo!

    Blanca
    acalablanca.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blanca, también puedes utilizar la gofrera que venden en Lidl. Se hace solo la mitad de los ingredientes, claro. No salen nada mal... un beso

      Eliminar
  10. Gracias mil, Blanca!!

    Yo he comprado en Lidl una gofrera eléctrica (que todavía no he estrenado) que con esta receta funciona muy bien. Puedes reducir las cantidades a la mitad para no hacer tantas galletas...

    Me meto en tu sitio para verte, guapa.

    ResponderEliminar
  11. Hola!!!
    Descubro tu historia hoy y me emociono. Mañana cocino belgas a tu modo, que es tambien el mío porque comparto la granja de origen. No heredé gofrera porque éramos una familia que se la pedía a Manola, la vecina.... Pero qué bonita vida la del compartir. ....
    Mañana comeremos belgas en casa.... Y memoria y estilo y amor.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Abel, acabo de ver tu comentario y me ha hecho una ilusión enorme. Ya sabes, La Granja la más hermosa, compañero
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  12. Mi madre también hace las galletas belgas que aprendió de mi abuela Emi, la hermana de tu abuela Carmen. Las hace en una plancha que compro en París hace 40 años, usando un camping gas y de una en una. ¡Vivan las belgas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Eres Gabriela? Qué alegría verte por aquí y compartir vivencias familiares. Un besazo fuerte, prima!!

      Eliminar
  13. Me ha encantado esta entrada número 100 de tu blog, y me viene al paladar el recuerdo de aquellas galletas, y de lo rico que olía cuando tu madre le prestaba el molde a mi madre y se tiraba una tarde entera haciendo la masa, y las galletas de dos en dos, no nos hemos quemado veces al comer una recién sacada del molde... Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Jompi de que recuerdes con tanto cariño las belgas. No hay nada tan evocador como un olor y era alucinante el aroma a mantequilla y vainilla de nuestro rellano, verdad? Un beso enorme, Jompi, cuándo regresas a Madrid, londinense?

      Eliminar
  14. Hola Marta

    Soy tu primo José Mª. Me ha encantado ver la foto y la receta de las galletas belgas. Yo también continúo esta tradición que empezaron nuestras bisabuelas y mi hijo David también. Así que espero que se mantenga otro montón de años.
    Sobre la receta, yo no le añado vainilla y también están muy buenas. Una pizca de sal siempre es conveniente. A veces me siento cretivo y hago galletas tuneadas individualmente, que también es divertido: canela, trocitos de chocolate, formas graciosas....
    Dos curiosidades más: resulta que tenía una compañera de trabajo belga y al conocer "mis" galletas me pasó una copia de un antiguo libro donde debieron de aprender los belgas de La Granja. Hay un montón de recetas con este molde e ingredientes similares. Por cierto, le dan mucha importancia al orden de mezcla. Si quieres te paso la copia.
    Y la otra es que perdí (me levantaron, vamos) el molde en una reforma de casa. En un viaje por Bretaña encontré uno igual en una tienda de antiguedades!! es el que ahora uso, junto a la vieja cocina de gas. Aunque no es tan raro encontrar ese tipo de moldes en el norte de Europa, sin duda fue el dios de las galletas quien nos unió de nuevo.

    Un abrazo a tí y saludos a todos l*s galleter*s y un beso a las belgas (je)

    ResponderEliminar
  15. QUE GUAY!! MI FAMILIA TAMBIEN ES DE LA GRANJA Y LLEVAMOS COMIENDO BELGAS TOOOOODA LA VIDA, ME HE METIDO EN GOOGLE APOSTA A BUSCAR LA RECETA DE ESTAS GALLETAS PORQUE DESDE QUE MURIO MI ABUELA NO HE VUELTO A COMERLAS Y LA RECETA SE HA PERDIDO EN LA MEMORIA. GRACIAS POR RECORDARMELA, DENTRO DE POCO LAS HARE Y OS COMENTO A VER QUE TAL ME HAN SALIDO. GRACIAS DE CORAZON PAISANOS! :):):) MUCHOS BESOS

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...