Páginas vistas en total

lunes, 5 de abril de 2021

Empanadillas Dobles De Bonito, Huevo Y Aceitunas Con Tomate Al Horno

¡Qué recuerdos a mi niñez me despiertan las empanadillas! Mi madre nos las preparaba a los cuatro hermanos fritas y rellenas de atún con tomate frito casero. Tenía que freír un cargamento de ellas y las teníamos contadas para no escatimar ninguna a nadie...

Yo no las suelo preparar ya fritas. He cambiado a las horneadas por comodidad y por salud. En el horno se hacen en un instante mientras tú haces otras cosas y al quitar las calorías de la fritura sientan mejor y son más saludables.

Este relleno es el habitual, pero le he añadido huevo duro y aceitunas verdes picadas. El atún lo he escogido en escabeche para que esté más sabroso, pero podéis poner como queráis.

Los rellenos pueden ser también infinitos: carnes con tomate, quesos, verduras, pollo al curry... Hasta tengo en el blog una receta de mi tía Carmina que es dulce: las empanadillas rellenas de crema pastelera pincha aquí.

Prueba a hacerlas y me dices si te gustan más al horno o fritas. Seguro que en casa les van a encantar!!

Para 4 personas:

  • 16 obleas de empanadillas grandes
  • 1 latita de bonito en escabeche de 200 g aprox.
  • 1 taza de tomate frito casero
  • 2 huevos duros
  • 1 paquete de aceitunas verdes deshuesadas
  • 1 huevo para pintar las empanadillas.
Se precalienta el horno con calor arriba y abajo a 180º C. Se prepara una bandeja del horno con un papel de hornear.

Se ponen en un bol los huevos duros picados, las aceitunas también picadas, el bonito desmenuzado, pero de forma grosera y se añade la salsa de tomate, de modo que no quede seco el relleno, pero tampoco muy caldoso.



Se pone una oblea de empanadilla, se deposita en el centro un poco de relleno con una cucharadita y de cierra con otra empanadilla encima. Se sellan los bordes con un tenedor. Tienen que quedar como unos pastelitos de empanadilla:


Se hace lo mismo con las otras obleas hasta completar la bandeja de horno. Se pintan con huevo batido y se hornean unos minutos hasta que la masa se vea dorada.


Se comen de inmediato calentitas, aunque las sobras frías están también deliciosas... Acompañadas de una ensalada con burrata (como en la foto) y de un tinto de verano disfrutamos de una cena magnífica.

De hecho, como no me cabían las empanadillas dobles en la bandeja del horno, completé con empanadillas "normales" de una sola oblea doblada con el relleno por la mitad y esas nos las comimos frías de aperitivo al días siguiente. Estaban de escándalo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Te puede interesar...