Páginas vistas en total

sábado, 31 de agosto de 2013

Ensalada De Pasta Con Feta, Tomatitos Y Albahaca




Todavía seguimos con los calores del verano y nos apetecen recetas frescas y descomplicadas. Como estoy recién aterrizada de las vacaciones y no tengo tiempo más que para recoger, lavar ropa y otros menesteres propios de estos momentos, he elegido este plato frío de macarrones que contenta a todos y es rápido y sencillo. Aquí tenéis los ingredientes:




Para 4 personas:

  • 300 g de macarrones u otro tipo de pasta(fusilli, farfalle...)
  • 150 g de jamón serrano loncheado
  • 100 g de queso feta en dados
  • 250 g de tomatitos cherry
  • 1 lata de yemas de espárragos blancos
  • 1 manojo de albahaca
  • 1 taza de mayonesa
  • 1 lima o limón
  • ketchup
  • sal y pimienta

Se cuece la pasta en abundante agua hirviendo salada, dejándola al dente. Se refresca al chorro de agua fría y se reserva mientras troceamos el resto de los ingredientes.

Se lavan los tomatitos y se cortan en 2 o 4 gajos dependiendo del tamaño. Se escurren las yemas de los espárragos y se corta cada una en dos trozos.

Se prepara una mayonesa casera o bien se utiliza una envasada. Se pasa a preparar la salsa rosa para acompañar la ensalada. Para ello apretamos un poco la lima o el limón para que salga su jugo bien.

Ponemos en un bol la mayonesa y agregamos un par de cucharadas de ketchup, el zumo de la lima y sal y pimienta. Removemos todo hasta que la textura no sea espesa. Se reserva en la nevera.

Se pone en una ensaladera grande la pasta con los tomatitos, el jamón serrano cortado en tiras y los espárragos. Se incorpora la salsa rosa y se remueve el conjunto.

Al final y al emplatar colocamos un lecho de ensalada de pasta, disponemos encima los dados de queso feta, un poco de jamón serrano y la albahaca lavada, secada y cortada en tiras a cuchillo. Se sirve fresquita.




Para mis hijos les hice la versión sin espárragos, también deliciosa...



miércoles, 28 de agosto de 2013

Pinchos En El País Vasco


Gandarias

Hacía muchos, muchos años (unos 17) que no visitaba el País Vasco y este verano surgió la oportunidad de ir para allá con mi familia.

Viajar siempre es una experiencia para los sentidos y Euskadi, en concreto, hace que nuestros sentidos del gusto, el olfato y la vista se recreen particularmente.

Cada uno tiene su lista de tabernas y bares favoritos para ir a degustar esas maravillas en miniatura que son los pintxos. Nosotros nos dejamos llevar al pasear por los cascos viejos de las ciudades y entramos en aquéllos que nos parecían. Así nos sorprendimos al descubrir magníficos deleites en miniatura.

Este es nuestro recorrido gastronómico...



Comenzamos con San Sebastián. Esta foto corresponde a  Gandarias. Los camareros encantadores y los pinchos de escándalo. Probamos de bacalao al ajo arriero, brochetas de champis, de boquerones y anchoas, de gulas...

En la misma calle y al ladito se encuentra un local moderno con una propuesta atrevida pero que también nos encantó: A Fuego Negro. Su decoración es chula y la presentación de los pinchos original e innovadora.


 Esta "torre" magnífica que veis aquí es el pincho llamado Rabas negras, unos aros de chipirón rellenos de tinta y en tempura. De muerte...



Las cajitas de madera contienen unas mini burguer de buey kobe con un delicioso pan rojo elaborado con ketchup. Los chips que acompañan no son de patata, sino de plátano.

En una cazuelita nos sirvieron un arroz meloso con algas y olivas con un sabor total a mar...






En la misma calle, C/ 31 de agosto, encontramos la taberna o jatetxea Alberto. Allí probamos los espectaculares pinchos de Txangurro al horno (el txangurro es el buey de mar), unas alcachofas rellenas d queso azul y envueltas en bacon y un plato de piparras recién fritas con sal gorda (las piparras son como unas guindillas verdes y su sabor recuerda a los pimientos de Padrón)

Barra de Alberto


Txangurro

Alcachofas con queso azul y bacon
Piparras 





















Siguiendo en el Casco Viejo de Donosti, en la calle Puerto entramos en Aralar. Como llegamos un poo tarde la cocina ya estaba cerrada y no pudimos probar sus pinchos de entraña con chimichurri, pero nos conformamos con unos chupitos de salmorejo, tacos de bacalao fritos, pulpo, taco de atún, boquerones en banderilla...






















Pimientos rellenos de merluza en salsa americana


Otro día estuvimos en Bilbao y tuvimos la oportunidad de probar los pinchos de Víctor Montes. Para mis hijos son los mejores pinchos de Euskadi. El sitio con mucho encanto y una enorme variedad de vinos. Lugar: la plaza Nueva en el Casco Viejo.




Los pinchos de foie y de queso de cabra se llevaron la palma. ¿Por dónde empezar cuando la variedad es enorme?



Brie con anchoas, ventresca de atún, foie con cebolla
caramelizada y cangrejo

  


Este ha sido un pequeño recorrido por los templos de los pintxos, no están todos los que son, pero prometo más viajes para ir incorporando otras delicias...

sábado, 24 de agosto de 2013

Fritada De Berenjenas Con Olivas



No me canso del tomate en cualquier plato. No sé qué hubiera sido de nosotros si tras el descubrimiento de América no los hubiéramos traído a Europa. 

El tomate es la quintaesencia del verano y combina a la perfección con otras verduras, como la exquisita berenjena. Tenía berenjenas de la huerta de Carmelo y decidí preparar este plato, basado en una receta francesa sobre tapenade que vi hace ya algún tiempo. El punto del vinagre es sublime.



Para 4 personas:

  • 2 berenjenas medianas cortadas en rodajas
  • 1 cebolla o cebolleta grandecita
  • 2 tomates picados
  • 2 cucharadas de alcaparras
  • 100 g de olivas verdes deshuesadas
  • 100 g de aceitunas negras deshuesadas
  • aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 taza de vinagre de Jerez
  • pimienta recién molida
  • sal

Se lavan las berenjenas, se cortan en rodajas y, sin pelar, se dejan reposar en una fuente con un poco de sal durante 20 minutos.

Se enjuagan en agua fría y se secan. Así evitamos el amargor de la berenjena y la hacemos más tierna. Las cortamos en dados.

Se cubre el fondo de una sartén con aceite de oliva y se fríen la berenjena y la cebolla cortada en rodajas finas semicirculares, hasta que estén tiernas. Se retiran de la sartén y se reservan.

En la misma sartén se añaden los tomates troceados junto con el vinagre y se deja que hierva durante unos minutos a fuego medio. Se incorporan las alcaparras y las aceitunas troceadas en aros y se rectifica de sal. Se agrega pimienta recién molida. Se incorpora la berenjena y la cebolla a la sartén y se sirve de inmediato.






jueves, 22 de agosto de 2013

Calabacín En Bastones Con Setas Y Provolone



El calabacín es una de las hortalizas que más juego da. Ya sea en una simple tortilla -con o sin patatas-, en una deliciosa crema, en tempura o en pasteles.

Como mis hijos son "queseros", cualquier plato que incorpore queso es un éxito garantizado, así que, animaos a hacer esta sencilla receta que además no os llevará mucho tiempo.




Para 4 personas:

  • 2 calabacines medianos
  • 1 diente de ajo
  • 250 g de setas
  • 2 rodajas de queso Provolone
  • aceite de oliva Virgen Extra
  • sal
  • vinagre balsámico de Módena
  • harina

En una sartén con un poco de aceite caliente se rehoga el calabacín cortado en bastones como si fueran patatas para freír. Se incorpora el ajo muy picado y se deja a fuego no muy alto unos minutos, hasta dar con el punto deseado (a mi me gusta un poco crujiente, sin hacerse demasiado). Se escurre el calabacín del aceite y se vierte en un bol. Se salpimenta y se añade un poco de vinagre de Módena, removiendo con cuidado.

En otra sartén, simultáneamente, se hacen las setas a la plancha. Se reservan.

Se pasa el queso cortado en semicírculos por harina y se marca en una sartén con poco aceite muy caliente.

Se monta el plato colocando el calabacín en el centro, las setas alrededor espolvoreadas con sal gorda y el provolone. Si se desea se añade más vinagre de Módena.


martes, 13 de agosto de 2013

Sopa De Mozarella Con Tomatitos Y Albahaca


Tengo unos hijos muy "lecheros". Les encanta la leche y, aparte de beber unos cuantos vasos de leche fresca al día, son entusiastas del queso.

Esta receta no es apta para los que os desagrade la bebida nutritiva por excelencia que se consume desde el principio de los tiempos, pero si os gusta la leche disfrutaréis de esta refrescante sopa fría a la que la albahaca le aporta un aroma y sabor inconfundible.



Para 4 personas:

  • 3 bolas de mozarella (2 para la sopa y una más para la guarnición)
  • 200 mL de leche evaporada Ideal
  • sal
  • pimienta negra
  • 12 tomates cherry
  • unas lascas de queso parmesano
  • un manojo de albahaca fresca
  • ralladura de limón 

Para preparar la sopa se escurre la mozarella y se pone el líquido de conservación de 2 bolas en el vaso de la batidora. Se incorpora el queso troceado al vaso, junto con la leche evaporada. Se tritura hasta obtener una sopa cremosa y homogénea.

Se sazona la sopa y se reserva en la nevera tapada hasta el momento de servir.

Para servir la sopa se ponen en un cuenco los tomatitos (3 por persona) lavados y secados y se añade la otra bola de mozarella cortada en porciones no muy grandes, para que resulten como tropezones.

Se saca la sopa del frigo y se agrega a cada cuenco, poniendo las lascas de parmesano por encima, las hojas de albahaca lavadas y secas. Se espolvorea con pimienta negra recién molida y se sirve inmediatamente.



lunes, 12 de agosto de 2013

Calzone De Jamón



En Nápoles existe una especialidad culinaria similar a la pizza napolitana. Es el calzone. Consiste en una masa de pizza rellena de diferentes quesos, carnes o vegetales, pero cerrada por completo como si fuera una empanadilla gigante.

Se puede rellenar de lo que más os guste. Sólo hay que tirar de la imaginación o del fondo de nevera que tengáis en ese momento. A los niños les encantará, pues es una nueva forma de comer pizza.

Si hacéis vosotros la masa de pizza resultará más rica aún, pero para una prisa (como yo tenía) resulta muy cómodo tirar de las masas frescas que venden en los frontales del súper.



  • 1 paquete de masa de pizza
  • 1 paquete de queso mozarella rallado
  • 150 g de jamón de york, pavo, bacon...
  • unas cucharadas de salsa de tomate casera
  • un poco de aceite de oliva virgen

Una vez estirada la masa de pizza (si queréis hacer la masa no tenéis más que seguir la receta que conseguís pinchando aquí) con ayuda de un rodillo, ponéis en una de las partes del círculo un poco de queso rallado, jamón cortado en trocitos, un poco de salsa de tomate y de nuevo queso rallado.

Se coge el otro extremo de la masa y se cierra, sellando los bordes como si fuera una enorme empanadilla. Se pone un poco de aceite de oliva por encima de la masa cerrada. Se dispone en la bandeja de horno sobre papel de hornear y se cuece unos 15 minutos a horno fuerte, 220ºC con calor arriba y abajo.





jueves, 8 de agosto de 2013

Mousse De Salmón Ahumado Con Canónigos



El salmón ahumado es un ingrediente comodín en la cocina. Se presta a colaborar como protagonista o como secundario en multitud de elaboraciones y además aporta un delicioso sabor, proteínas de alta calidad y grasas insaturadas omega-3. ¿Se puede pedir más?




Para 4-6 personas:

  • 200 g de salmón ahumado
  • 2 yogures griegos (naturales también valen)
  • 6 hojas de gelatina (10 g)
  • 125 mL de nata líquida
  • 1-2 cucharadas de vodka
  • ralladura de limón
  • canónigos
  • pimienta recién molida
  • sal

Se deja la gelatina en un bol en remojo en agua fría. Se corta el salmón ahumado en tiritas y se reservan un par de lonchas para la decoración.

En el vaso de la batidora se pone el salmón cortado, la ralladura de un limón, la mitad de la nata y los dos yogures. Se salpimenta y se incorpora el vodka. Se bate todo hasta conseguir una mezcla homogénea.

Se pone el resto de la nata a calentar en un cacito, sin que llegue a hervir. Se agrega la gelatina escurrida (podéis pasarla por un colador, retirando el agua y agregando la gelatina que queda encima del colador).

Se remueve hasta su completa disolución.Se deja que se temple un poco y se añade a la mezcla del vaso de la batidora, volviendo a triturar unos instantes.

Se pone un poco de aceite de oliva en un molde alargado y se extiende con ayuda de un papel de cocina. Se vierte la mezcla en el molde, se tapa con papel transparente y se deja en la nevera por espacio de 6 horas.

Se desmolda la mousse y se sirve acompañada de los canónigos, con el resto del salmón que habíamos reservado y unas semillas de amapola o bien de granos de pimienta rosa.



domingo, 4 de agosto de 2013

Panna Cotta De Café




Soy una cafetera empedernida. Me encanta su aroma evocador y no soy capaz de empezar el día sin una buena taza de expresso que me despierte y me entone. Luego caen otras 2 o 3 tazas más durante el resto del día.

Ya subí al blog la receta del famoso postre italiano Panna Cotta (pincha aquí), que en casa hace las delicias de todos, pero en esta ocasión le he aportado el toque del café.

Es una receta sencillísima que se prepara en un momento y que resulta genial por su sabor y textura. Tan sólo necesitáis unos pocos ingredientes y la paciencia de unas horas de frigorífico por delante para que cuaje la gelatina. Disfrutadla!!



Para 5 vasitos:

  • 500 mL de nata para montar
  • 125 g de azúcar
  • 6 hojas de gelatina (10 g)
  • 2 cucharadas de café soluble (o una tacita de café expresso)
  • 2 cucharadas de licor de café o de vino dulce (opcional)
  • cacao en polvo para espolvorear

Se pone la gelatina en remojo en un bol en agua fría. Se echa la nata en una cacerola a calentar junto con el azúcar.

Justo antes de que hierva se retira del fuego y se le añade la gelatina escurrida. Se remueve hasta su completa disolución. En este momento yo incorporé el café, que había preparado con una capsula de Nespresso de la edición con vainilla, pero si lo hacéis con café soluble es preferible que lo agreguéis antes, cuando la nata se está calentando con el azúcar. Si vais a añadir licor, también este es el momento.

Se vierte la mezcla en vasitos de cristal, se deja enfriar un poco y se introducen en la nevera por espacio de unas 6 horas, para que cuaje bien la gelatina.

Se sirven con cacao puro en polvo espolvoreado por encima.



sábado, 3 de agosto de 2013

Pimientos Verdes Rellenos De Tortilla De Patatas



Tenía un excedente de pimientos verdes de la huerta de Carmelo y había que darles salida. Recordé una receta de hace tiempo que había visto de Bruno Oteiza y, además, hacía tiempo que en casa me pedían una simple tortilla de patatas. Por todo ello decidí preparar este magnífico plato, que si bien es un poco engorroso, el resultado es la mar de rico y de pintón.

También utilicé los huevos de corral y las patatas de la huerta de Carmelo. Me hicieron la ola en casa!



Para 5 pimientos rellenos:

  • 5 pimientos verdes medianos y anchos
  • 5 huevos
  • 4 patatas medianas
  • 2 cebolletas pequeñas
  • aceite de oliva virgen extra en abundancia
  • sal

Se lavan las patatas, se pelan y se cortan en trozos irregulares. Se cortan las cebolletas en trocitos y se reservan. Se pone una sartén con aceite de oliva en abundancia para freír las patatas. Se incorporan las patatas y un poco después la cebolla y se deja que se frían despacio, a fuego medio no muy alto, durante unos 20-30 minutos. Así se consigue que las patatas casi se confiten y queden blanditas.

Patatas fritas con cebolla

Se baten los huevos con una pizca de sal. Se escurre y se retira el aceite de las patatas y, en la misma sartén se añaden los huevos batidos. Se remueve con una espátula o tenedor, para que se cuajen ligeramente, como si fuera un revuelto. Se reserva en un bol.

Revuelto de patatas


Se lavan los pimientos, se corta la tapa superior que contiene el rabito y, con cuidado, se vacían las pepitas de su interior y las hebras que las contienen.

Con una cucharita se va introduciendo en cada pimiento el relleno de tortilla de patatas y se presiona la pasta para que quede apretado.

Se pone un poco de aceite en una sartén y se van friendo los pimientos, por tandas. Se sirven recién fritos acompañados de una cerveza bien fresquita.



viernes, 2 de agosto de 2013

Crema Verde De Calabacín


Esta crema de calabacín es una versión de la clásica crema con las hortalizas peladas y con los quesitos para untar. Sólo lleva calabacines y ajo y un caldo de pollo. Ni más ni menos. De esta manera resulta más refrescante y ligero y no aporta calorías extra.



Para 8 personas:

  • 2 Kg de calabacines
  • 1 diente de ajo
  • 1 L de caldo de pollo (o 2 pastillas + 1L de agua)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 125 g de queso crema
  • 50 mL de nata líquidda
  • sal

Se lavan bien los calabacines y se cortan en trozos sin pelar la piel. Se pone un fondo de aceite (las 2 cucharadas) en la olla express y se sofríe el ajo picado y los calabacines cortados en trozos.

Se añade el caldo o bien 1 L de agua y las dos pastillas de caldo de pollo. Se cierra la olla y se espera a que alcance la presión y empiece a pitar. En ese momento se retira del fuego, se quita la pesa y se espera a que salga todo el vapor.

Se abre la olla y se tritura la mezcla con una batidora a máxima velocidad o con robot de cocina. Se pone a enfriar.

Se sirve fría acompañada de un copete de queso batido. Para ello se bate el queso con la nata y un poco de sal.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...